Lavadoras Antiguas.

Dirán mis lectores/as que a qué santo viene que yo me ponga aquí a escribir sobre lavadoras antiguas.

Pues verán ustedes, tiene su explicación. Y de lo más lógica para todo buen bloguero que se precie.

dosmujeresenelrio.meléndezSupongo yo que los que usan un blog de entre mis lectores/as saben a qué llamamos referencias. Es decir, referencias de los buscadores. Esas palabritas mágicas por las que en el panel de administración nos enteramos que nos buscan y nos encuentran.

Bueno, pues desde que tengo este blog, muchos/as de ustedes entran por esas dos palabras. “Lavadoras antiguas”.

Perpleja me hallo porque servidora de nadie no recuerda haber escrito sobre tan interesantísimo tema en su vida. Ni en blog ni en manuscrito. Vamos que una nunca se puso a pensar en la lavadora salvo cuando tiene que lavar su ropita. Ya me entienden. Pero, carape- díjeme yo ayer- siguen entrando por esto. Pero córcholis- volvíme a decirme- habría que darles motivo para entrar mayormente con propiedad.

O sea, es decir, por consiguiente, que aquí me tienen dando excusa a todos/as aquellos/as que se dediquen a la búsqueda de lavadoras antiguas.

Napias- exclamé- pero, ¿a que se referirán cuando buscan lavadoras antiguas?…

Porque claro, lavadora antigua era la señora que se iba con su tabla de lavar al ladito del río y con jabón de mano restregaba la ropita, y de paso sudaba la gota gorda. Y si no que se lo pregunten a nuestras abuelas o bisabuelas. Y muchos recordarán los lavaderos del pueblo y las conversaciones que allí tenían lugar a cuenta de la lavadura…

Luego ya cambiaron las cosas, y empezaron las maquinitas de la ropita sucia a usarse para mayor descanso de eso que se ha dado en llamar “las amas de casa”; por cierto, que los “amos de casa” eso de ir al río con el capazo, mayormente como que no. Y me temo que muchos-no todos, no se enfaden- ni poner la lavadora, aunque no sea antigua…

lavadoraaños30Miren esta fotito tan mona que les he puesto al lado, es una lavadora secadora de los años treinta, y en el folletito informativo se dice de ella: “Impresionante lavadora secadora de los años 30. Para su funcionamiento se le coloca una polea y un motor que hace girar unas aspas que hay en el interior de la cuba en la que va la ropa y que son las que hacen el lavado. Para secar tiene dos rodillos que al introducir la ropa entre ellos, y girar una palanca, el agua se iba escurriendo y la ropa salía prácticamente sin agua y como papel de fumar. Está hecha en su totalidad de madera y hierro”

En la web educar  nos dicen que” Las primeras lavadoras eléctricas, en las que un motor hacía girar el bombo, aparecieron en Gran Bretaña y los Estados Unidos hacia 1915. Durante varios años, el motor no estuvo bien protegido bajo la máquina, y el agua penetraba a menudo en él causando cortocircuitos, incendios y calambres.

 

Anunciadas como “automáticas”, las primeras lavadoras no tenían nada de tales. Muchas se llenaban manualmente con cubos de agua y eran también vaciadas a mano. Las ropas se secaban chorreando, y el “ciclo” de lavado continuaba hasta que se desenchufaba la máquina. Hasta 1939 no aparecieron lavadoras verdaderamente automáticas, con mandos de tiempo, ciclos variables y niveles de agua prefijados. La liberación de una de las más antiguas tareas del hogar llegó tarde en la historia.” Y nos añaden que la referencia está tomada de un escritor al que yo no he leído en mi vida que se llama Charles Panati.

 

 

 

Aquí pueden ver una lavadora de esas de pueblo de toda la vida…lavadorapueblo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

lavadora1950Y aquí el anuncio de una “Bru” de los años 50. Ya la cosa iba cambiando como pueden comprobar…aunque no demasiado.

 

Bueno, ¿y luego qué pasó?…pues miren eso se lo cuento cuando en los buscadores reciba la frase “lavadoras modernas”…que hasta entonces la cosa no da para más.

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Lavadoras Antiguas.

  1. tersat dijo:

    ¡Oztitú! Será que los caminos de internet también son inescrutables…¡Mare mía, qué cosas! Menos mal que estas cosa te pasan a ti que eres…pues como eres (¡ajajá, que aquí no pienso yo dar datos!), si me lo dicen a mi, no encuentro esquinas suficientes para llorar; pinchada de por vida intentando saber qué cosa les hizo pensar en algo que me concierne de semejante manera…

  2. Uno se ve que usa de blog, como si usara un abanico en medio de un huracán. ¿Referencias de los buscadores?
    Por lo demás, con independencia de las misteriosas razones que empujan a que los buscadores de lavadoras antiguas, recalen en sitio tan relimpio, el artículo es interesante y tiene su miga.
    Mi madre siempre dice que una lavadora es otra mujer en casa. Con independencia del machismo histórico que se aprecia en la frase, ilustra perfectamente la importancia de este artilugio en cualquier casa. En la que no es mía del todo tal aparato lo pongo yo, qué se le va a hacer, ya no sale el cien por cien. En fin. Y sólo pensar cómo sería acercarse a un río, pongamos de Segovia, en invierno para lavar la ropa, a uno le deja extenuado para un par de meses.
    Un beso

  3. Isolda dijo:

    Muy bien que has hecho Alena, si dicen que digan, pero al menos con propiedad. Y a saber de dónde vendrá esa referencia!
    Quizá podrías averiguar y escribir al respecto, un cuento o un relato de suspense. En fin, tiene su aquél.
    Besos ya más fresquitos y salados como el mar.

  4. Pilar dijo:

    Qué curioso esto de las “referencias” … No me puedo imaginar la conexión entre las lavadoras y esta bitácora, :-)) pero más indefinidos pueden ser los caminos que nos lleven a la solución … Me encantó leer todos esos recuerdos sobre esas máquinas de lavar.

Los comentarios están cerrados.