Pajaros del Paraiso.

 

Como barcos que hubieran desplegado las velas y, en un horizonte blanco y azul, navegaran sin temor alguno hacia islas de coral y de fuego, en un viaje tranquilo, donde el mar rizase las aguas; sin temor alguno a naufragios, ni sobresaltos de tempestades, en mañanas largas donde el viento soplara orzando sin encabalgarse sino ya acompasado, en donde albatros, gaviotas y cormoranes fueran acercándose hasta la quilla y recogieran, ondulando en caída leve, miguitas y despojos dejados a propósito por la tripulación, en gesto beatífico e inocente, como si creyeran en la bondad de las cosas…

Se deslizaban así.

Los íbamos viendo sobre el océano.

Tan lejos, tan cercanos. Tan nuestros.

Y entonces, en el tiempo en el que ellos existían, aprendimos el valor de sus nombres.

Y los perseguimos a través de los años, a través de la vida, a través de la nostalgia.

A través y atravesando los cuentos.

A ellos.

Los Pájaros del Paraíso  de las Islas que perdimos una vez, hace tanto tiempo…

En las noches clarísimas de invierno, cuando sopla el aire frío del Norte, cantan.

Cantan para desterrar la tristeza.

Cantan para desterrar el olvido.

Cantar para derrotar la melancolía.

Cantar porque nos esperan.

Cantan para recordarnos que existen tierras para la luz, donde ellos viven, a donde ellos vuelan, como barcos que hubieran desplegado las velas, y, en un horizonte blanco y azul navegaran sin temor alguno hacia islas de coral y de fuego.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Originales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pajaros del Paraiso.

  1. Muchas gracias Maria Antonia por tus palabras para nuestro querido Bobito.

    Siento también tu dolor por Shadow y te felicito por el valor de adoptar a tu nuevo perrito de 4 años.

    Coincido en que Bobito y tu perrillo tienen mirada humana (lo diremos entre nosotros, ahora que no nos oye nadie. Nos tomarían por locos, Maria Antonia)

    Yo también te leo con atención en el blog de JC.

    Aunque me había alejado algo de él, por culpa del tono de algunos blogueros.

    Pero, en tu honor, prometo volver con mayor intensidad.

    Recibe un cariñoso saludo.

    Felicidades por tu blog.

    Ya concretaremos la forma de poder leer tus libros.

    Un abrazo.

    Muchas gracias por todo, Maria Antonia.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.