Caviar o bombones. (Ayer en La Clandestina)

 

Fue muy interesante participar ayer en la Clandestina en el acto de presentación del libro Blog de Papel (I), y no solo por la asistencia de Juan Cruz, escritor y bloguero que presentó el acto, junto a los propietarios de la Librería y a varios de los autores, sino porque este tipo de presentaciones suman espacios de libertad y creación en un país donde hay mucho más  patrocinio y apoyo a la cultura «oficial» que a la cultura sin más adjetivos.

Los espacios donde transita la creación a menudo no salen en los medios. Y no salen porque naturalmente los medios tienen que tener muchos lectores, para tener muchas ventas, y lo que asegura las ventas es Saramago- y elijo un autor que me encanta, conste- pero no un pequeño libro hecho con calidad, afecto, compromiso y sin marketing.

Y naturalmente a la cultura real, para que se le ofrezca un espacio, parece que hay que pedirle póliza, mientras que a la oficial se la deja pasar sin sellar, y claro, a veces pasa lo que pasa, que se producen ciertos «chascos» que, ¡quién lo iba a decir, que fulanito escribiera un libro tan malo con la publicidad que tenía!… Oh.

Pero yendo a lo que iba, a mí me gustó estar en esta presentación. Había leído el libro hacía días, es cierto que algo apresuradamente; y ayer noche al volver a casa, releí, y advierto que me falta aún una tercera lectura; así que ya hablaré con más propiedad de cada texto en una semana o así. El caso al que voy es a la sensación que me produjo lo que se dio en La Clandestina ayer, y la sensación fue refrescante; en primer lugar alegría por haber publicado un texto, para algunos el primero, en otros alegría por formar parte de un libro colectivo, cosa no muy frecuente, salido de Internet, cosa menos frecuente (ya se dio este caso con las Antologías del Foro Literario Sensibilidades, hace años, pero era otro sistema), y en tercer lugar la novedad de que tal libro está escrito por personas que disponen todas de un blog. Todos por tanto transmitían la sensación de «esto es diferente»; y lo es.

Pero además, ayer había un lugar físico que estaba llenando de cultura Madrid. Y eso es muy importante. Y lo es porque normalmente las librerías sirven (horrenda palabra) para vender libros. Es decir; para que usted llegue, pida «el último de Gala, que no me acuerdo el título», el vendedor (no el librero, el vendedor) le cobre a usted 40 euros y usted se vaya con el cuarto y mitad tan contento. Y la Clandestina no sirve para vender libros. La Clandestina- que naturalmente querrá también poder hacer caja como cualquier hijo de vecino a fin de mes, cosa lógica porque mire usted hay que comer todos los días si es posible- sirve entre otras cosas para ser un lugar de encuentro entre gentes que no van de nada, pero son intelectuales, escritores, artistas, que hacen cosas que sirven (esta vez sí) para Respirar. Y respirar cultura, libros, relatos, charla, creación, sin ir de nada, es lo que hicimos ayer, además de tomarnos un vino y comernos un bombón que nos sentó mucho mejor que el caviar de las galas del Planeta.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Caviar o bombones. (Ayer en La Clandestina)

  1. francisco gomez dijo:

    Las verdades de la barquera y ole
    BESOS paco

    Me gusta

  2. soto dijo:

    Hola Alena:
    !Con que sencillez y claridad expones el acto de presentacion en La Libreria Clandestina.
    Estupenda exposición la tuya ,con respecto «al aire no viciado de la Clandestina», a la iniciativa de una gente que teneis que luchar contra corriente y que no podeis salir en los medios de comunicación debido a lo que tu estupendamente matizas,Que pena y rabia de todo «este sucio mercado en el que hasta la cultura se ve contaminada».No quiero repetir lo que tu sencillamete expilcas;ojalá los bloqueros ,como ,tu ,Mariano y muchos más encontreis la rescompensa a este extraordinario esfuerzo que haceis.Porque a tu Tevista tambien algo tenias que hacer similar a lo de Mariano ,porque tiene mucha entidad para ello.
    Que os vaya bien ,lo mereceis
    Un biquiño galego

    Me gusta

  3. Mariano dijo:

    Alena, muchísimas gracias por tu apoyo, porque es sincero y es inteligente (no por apoyarnos a nosotros, sino porque sabes muy bien de lo que hablas).
    Besitos/azos.

    Me gusta

  4. mcjaramillo dijo:

    ¡Qué suerte tienes, pillina!

    Me gusta

  5. Ni te imaginas lo que me hubiera gustado estar ahí

    Me gusta

  6. Gracias Alena por la parte que me toca.
    Soy una de los 15. No estuve ayer físicamente pero sí a través del ordenador.
    Es un trabajo encomiable el que están haciendo los de La Clandestina.

    Un abrazo

    Me gusta

  7. Mariano me va a enviar el libro en días y prometo que en mi rinconcito diré alguna cosilla.
    Opino lo que Paco y Soto, tu sencillez y claridad expositivas me producen una sensación de pequeña culpa por no haberme acercado hasta allí.
    El mensaje de fondo está claro: cuando se quiere se puede, y cuando los sueños son hermosos las realidades suelen tener esa misma calidad.

    Me gusta

  8. estilografic dijo:

    Mil gracias, Alena, por tu apoyo, por tu presencia, por tus besos, por tus palabras…, por todo.

    Me gusta

  9. iago dijo:

    Alena, no sé por qué, pero aun sigo emocionado.
    Gracias por por contárnoslo de manera tan grácil y serena. Tan normal. Como siempre tú.
    Como todos los amigos la nostalgia de no haber podido estar ahí con vosotros… es persistente, oiga. Un abrazo zurdo para Mariano y otro diestro que hoy hay que abrazarlo por tos los laos.
    Para tí un besotón de los nuestros.

    Me gusta

  10. satalia dijo:

    Qué bonito habrá sido y cómo me hubiese gustado ir. Ayer comenté en el blog de JC lo interesante que es que las librerías ofrezcan mucho más que libros, como La Clandestina, pero se perdió mi comentario y todos los que dejaron a partir de las seis de la tarde. Algo no funciona bien, espero que los informáticos lo arreglen.

    Me gusta

  11. tersat dijo:

    Bravo, Alena y gracias por contarnos a los que, por desgracia, no pudimos estar ahí en cuerpo porque, con el alma y con los ojos, yo, sí estuve y hasta paladeé esos bombones y el vino que, no sé por qué, me dio por imaginar que era dulce, dulce como todo lo que allí estaba ocurriendo. Gracia mil que van acompañadas de un abrazo.

    Me gusta

  12. tersat dijo:

    Huy, huy ¡en cuero! ni mucho menos, de haber sido eso, seguro que habría salido en primera plana de los diarios de tirada nacional, lo que querí poner, y no puse, es CUERPO, c-u-e-r-p-o. Por dios! si es que…
    [ editado por Alena]: Ya te corregí la «desventura corporal»….

    Me gusta

  13. vitruvia dijo:

    Con apoyos así, ¿quién necesita a los grandes medios?

    Gracias, Alena, por entender todo esto tan bien, y explicarlo aun mejor.
    Un abrazo.

    Me gusta

  14. Agustín de las Heras... dijo:

    Fue un placer estar allí. Y más placer fue todavía poder hablar contigo después de haberte leído tanto…

    Me gusta

  15. Gracias por tu apoyo, Alena. Vosotros si que sois LA PRENSA

    Un abrazo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.