Obituario.

Era buena mientras no se malogró con los años, lo que tuvo que soportar en la vida y  los sucesivos requerimientos para suplir con buena voluntad a otras.

Con el tiempo se fue haciendo cascarrabias, pelmaza, irritable, gruñidora y, al final, terminó siendo- hay que reconocerlo- completamente insoportable.

Además, con perdón, se había puesto muy gorda y cada vez que se movía empujaba al resto de compañeros y compañeras.

Yo no quería; les aseguro que yo no quería pero me han convencido y hoy ha muerto.

Su muerte me ha dado dolor de cabeza y un cierto estado de trastorno- espero que transitorio porque es un pelín coñazo- más evidente ( el trastorno, digo) que lo que ya es una de modo natural.

Así que, espero que me disculpen si este blog permanece hoy cerrado por defunción de muela.

 

Se aceptan pésames y mimos a la “deuda”. Razón, aquí.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Obituario.

  1. No sé si darte el pésame o mis felicitaciones por la pérdida de ese ser que te acompañaba desde hace tanto tiempo y que siempre iba contigo

    Me gusta

  2. Me congratulo, me congratulo. Sé que es de mala educación en apariencia, pero seguro que será en buena hora.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.