Oficio Editor: Lecciones de Muchnik

En algunas ocasiones hay libros que le reconcilian a una con la idea de que se puede ser sincero e  independiente aún en este mundo de la literatura. Y eso aunque no  guste lo que se lee, que no es el caso porque a mí me ha encantado, así de claro lo digo.

Me pasó con Ester Tusquets, y me ha pasado con Mario Muchnik y su libro, Oficio Editor.

Naturalmente que don Mario es una “Vaca Sagrada” de la edición en España, y por dios que no se me enfade nadie que lo digo como un elogio. Quiero decir, que efectivamente a él, como a algún otro, le estaría “permitido” decir lo que dice y que no lo fusilen-metafóricamente- en el paredón de la iconoclastia; ese en el que fusilan todos los días a editores pequeños, por atreverse a apuntar casi lo mismo,  sin que pase absolutamente nada.

 

Pero caramba, cuánto se agradece que don Mario- adviértanse las Mayúsculas- diga lo que dice y tal y como lo dice. Y cuánto más siendo quien es. Y cómo se agradece que cuente no sólo qué carajo es eso de ser Editor decente sino qué córcholis es ser un aprovechado trepa y sinvergüenza; que lo cuenta sin un solo insulto; pero naturalmente el lector, o sea, yo, saca sus conclusiones.

 

Se aprende además con este libro. Se aprende de los entresijos de editar, del cómo y los porqués; hay varios capítulos que yo recomendaría como manual para editores novatos, sinceramente. Se aprende además desde el punto de vista de los autores a saber un poco más de lo que deberíamos evitar en relación con los editores, y se agradece muchísimo.

 

Igual se aprende acerca del mundo de las librerías, la distribución, de los métodos diversos de selección de manuscritos. Esas cosas que los autores obvian pero que son imprescindibles para que un libro circule.

 

Y de la gente, claro. De la gente que don Mario nos describe, de sus comportamientos, de sus relaciones entre sí; y todo esto con un lenguaje vivaz, divertido, naturalísimo, que hace la lectura corta- yo tardé tres horas y media en leer el libro que tiene 329 páginas- porque interesa; y debería interesar por igual a editores que a autores, también para evitar ciertos sonrojos a la hora de ver rechazado un original.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oficio Editor: Lecciones de Muchnik

  1. Apuntado queda, otro…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.