Vida de un Maldito.

Acabo de terminar la biografía de un músico que podríamos llamar maldito y que no me explico yo porqué no le ponen velitas cada año.

Resulta que el tal era un desastrado de consideración; se dedicó a escribir música ligera, cancioncillas amorosas, además tomadas de otros escritores,, o sea, arreglos, encima de eso además de tener amores con niñas demasiado jovencitas, hijas de personas respetabilísimas que le daban trabajo, dejó bastantes obras incompletas, y encima pretendía que se las publicaran, para rematarlo bebía como un cosaco, dicen que se drogaba, y se apunta a que era homosexual, o al menos bisexual.

Las obras que dejó sin acabar y que él curiosamente valoraba más, naturalmente  a su muerte fueron publicadas y sus presuntos amigos se hicieron de oro a cuenta del muchacho.

La biografía que he leído pretende desmitificar su leyenda de maldito, porque debe pensar el autor del libro que ya está bien de tanto bombo.

 

Hubiera podido escribir-yo- este articulo a la manera acostumbrada, pero con la que está cayendo en este tono igual consigo que, quienes me lean, lean también el excelente libro de Gibbs titulado Vida de Schubert.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vida de un Maldito.

  1. Fantástico comentario.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    Excelente el tono de tu artículo, con la que está cayendo Schubert debería de ser muy de moda…
    Ya que me encataba su música, sin saber que era maldito…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.