Qué majos son los Noruegos.

He estado leyendo algunas opiniones-no muchas, porque sinceramente me he cansado- de algunos comentaristas digitales sobre un tema que no he tocado aquí, y que, aviso, no voy a tocar porque ya se está haciendo de sobra para reducirlo a portada de sucesos, como es el doble atentado de Noruega. Pero sí quería señalar la triste vuelta a la palestra del mito del buenismo.

 

Qué buenos son los noruegos, qué malísimo el loco de atar y qué despreveniditos todos.

Y amén, claro.

Hace meses leía un estudio que no estaba mal sobre las llamadas sociedades desarrolladas del norte de Europa, era una cosa breve, no recuerdo de quién, pero venía a decir cómo escondían estas sociedades una perversión social de base; donde nunca pasa nada suele suceder que lo que puede suceder permanecer latente. Venía a señalar el cada vez mayor conservadurismo económico y social, la igualación de la sociedad en una uniformización de la vida diaria, y la podríamos decir estandarización de los modos de vida y apuntaba que este tipo de sociedades son bastante más proclives a radicalismos latentes que se ignoran o que se ocultan.

A lo que voy es a que muy probablemente el testaferro que han detenido en Noruega tiene muchísimo que ver con resurgimientos de ideas políticas radicales de derecha en toda Europa y más en países en los que lo “distinto” se ningunea. Y naturalmente no es sino quien pone los medios materiales pero no el autor intelectual del asunto. Habría mucho que preguntar sobre eso.

Y al hilo de esto  a lo que iba al principio; detienen al tipo, lo declaran loco, se hacen las manifestaciones consiguientes y nos despreocupamos de si el pensamiento de ese tipejo está madurando en otras cabezas, y no solo en Noruega.

Porque el tema es más denso que un simple majara al que le obnubilan la cabeza.

Y pido disculpas a quien esperaba simplemente una condena del asunto y un qué majos son los noruegos.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Politiquerías.... Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Qué majos son los Noruegos.

  1. Sólo con leer algunas novelas del género negro (y me refiero a Henning Mankell, pues de Largson no he leído nada) ya se percibe todo esto que cuentas. Y sí, el problema es denso, muy denso. En algunos territorios de internet sí se habla de este asunto, lo que ocurre es que son muchos gurúes (no lejanos a ciertas doctrinas) los que pretenden dar el carpetazo con la declaración de loco de este hombre.

    Me gusta

  2. divergencias dijo:

    Comparto tu reflexión, Alena. Ya está bien de sacralizar al norte de Europa y a sus habitantes. Tampoco debemos caer en el error de demonizarlos, pero es un hecho constatable el avance de la ultraderecha en los paises nórdicos, y en su afinidad por el dogmatismo enmascarado de democracia. Y no,Anders Behring no es ningún loco, es un asesino, un nazi.

    Me gusta

  3. Jorge Arbenz dijo:

    Ahora me viene a la cabeza ese argumento tan manido de la “locura transitoria” de Alemania, para justificar el ascenso del nacionalsocialismo y sus crímenes posteriores. Quiero decir con esto que las sociedades cultas pueden ser, perfectamente, caldo de cultivo adecuado para según qué cosas ( no dejo de lado la muy cultivada burguesía argentina, que dio luz verde al Proceso de Reorganización Nacional)

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.