Llamando a la puerta

Ha amanecido medio lluvioso en Madrid. Una mañana sin bochorno en el climático.

Porque el bochorno en otras cosas supera lo inteligible.

Yo no tengo nada en contra de que cualquier líder de sectas espirituales venga a España a reunirse con sus acólitos. Siempre que lo financien sus acólitos. Y hablo del Papa.

Y vamos a ver si nos explicamos bien.

Es normal que haya un dispositivo de seguridad. Es normal que haya cierta  normativa que regule las visitas de lideres espirituales, sean cristianos, judíos, musulmanes o de cualquier otra secta espiritual. Lo llamo secta porque todos ellos tienen adeptos, mantienen un mensaje excluyente del resto y quieren captar prosélitos.

Bien. A mí que vengan y sus adeptos les paguen los gastos y se paguen los gastos me parecería de perlas. Que eso incluyera un dispositivo de seguridad financiado por sus prosélitos me parecería de perlas.

No me parecería de perlas que viniera el máximo representante de la autoridad judía y lo pagáramos los madrileños. Ni que se cortaran las calles, ni que a los judíos que vinieran a verle y recibirle les descontaran el billete de metro, ni que les saliera de gratis la consulta médica.

Pongo por caso.

El Papa representa a un cierto porcentaje de españoles; pero solo eso.

El problema aquí es que ni queremos saber, ni queremos entender que o separamos de una vez la Iglesia del Estado o seguiremos haciendo genuflexiones estatales ridículas, patéticas, bochornosas y  vergonzantes cuando a este señor le da por pasearse.

Eso por una parte.

Número dos: ayer la policía tuvo a bien cargar contra la manifestación laica como en los mejores tiempos del franquismo. Dicho sea de paso a esto se ha llegado en Madrid gracias a que la izquierda se abstiene de votar. Ahora nos lo comemos con patatas.

 

Es decir, que en Madrid se puede paralizar una ciudad porque viene el líder de los cristianos pero no puede uno manifestarse en contra de eso.

 

¿Porqué?… La libertad de manifestación ¿es solo para los creyentes?…

 

Bochorno.

Y el fascismo llamando a la puerta.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Llamando a la puerta

  1. Óscar dijo:

    Efectivamente, bochorno. Con respecto a la separación de la Iglesia y el Estado, que sea también económica, porque aunque existe la casilla en la declaración de la renta -no comparto tampoco la aceptación de dicha casilla- para compensar el cese del pago fijo de la Agencia Tributaria, la Iglesia sigue obteniendo dinero del Estado, además del dinero que recaudan determinadas suertes de ONGs y asociaciones claramente vinculadas a la Iglesia gracias a las inyecciones de capital por parte del Ayuntamiento de Madrid, entre otros. Algunas de estas últimas he tenido la desgracia de conocer por motivos que no vienen al caso y puedo asegurar que noto cierto prurito en determinada parte de mi anatomía cuando leo a alguno de sus dirigentes frases como: ¨Es que nos mantenemos por la providencia¨.

    En cuanto al Belén -jeje- que ha montado este hombre al venir aquí, propondría una serie de pequeños retoques para hacer de su recorrido con el papamóvil algo más divertido:

    -Lanzamiento de caramelos Paco como en la cabalgata de reyes.
    -Cambia el séquito: en lugar de coches de policía, caracterizaciones de Hannah Montana, los pitufos y los transformers, cantando y lanzando caramelos Paco.
    -Cambia el séquito (2): en lugar de coches de policía, tríos eléctricos con música axé y brasileñas bailando al ritmo de esta, también lanzando caramelos Paco.
    -Los autos locos versión española: carrera por Príncipe de Vergara entre el papamóvil, un taxista madrileño (con tarifa nocturna) después de doblar turno y la señora Botella en coche oficial de camino a la pelu a que la suban el cardado.

    La carga policial, previsible, selectiva y lamentable como siempre. Las elecciones municipales ya han pasado, vuelven a su normalidad.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Bien es sabido por los habituales a esta bitácora que me considero católico. De igual modo es sabido que últimamente practico muchas cosas, pero lo de ir a la iglesia… También es sabido que mi postura frente a la jerarquía de la iglesia es crítica. Dicho todo lo cual puedo explicarme un poco mejor:
    Es imposible que haya nunca una visita similar de ningún dirigente de otra iglesia, secta, religión, creencia, etcétera, porque no existe. Quiero decir que no hay ningún Primer Rabino, ni ningún Gran Imán de todo el Islam. Es decir -y dicho de otro modo- no hay ninguna otra religión tenga un líder Espiritual cuya enseñanza abarque a todo el mundo mundial. Bueno sí, el Dalai Lama, cuya religión es que no hay religión, pero bueno eso es otra historia.
    Tampoco hay ninguna religion que a la vez sea Estado soberano e independiente, como Palestina, vaya. Este es el truco-meollo-lío del asunto. El Estado español recibe al Jefe del Estado Vaticano y aplica normas similares a cuando llega el Jefe del Estado de Burundi… o de USA. Ocurre que la llegada del uno tiene una repercusión popular bien distinta del otro. Pero para terminar de liar la madeja, se pretende demostrar por la iglesia que viene a traer un mensaje religioso, con lo que de repente -prestidigitación diplomáticovaticana- el jefe de estado se convierte en adoctrinador de millones de individuos que no son ciuadadanos de su estado, pero sí seguidores de su fe… que han venido de todo el mundo y están -oh, oh, oh- provocando la recuperación económica en España (Ver declaraciones de J. Blanco hoy tras el Consejo de Ministros). No sé si mie explico. ¿No? Pues eso. Ahí está el lío: nada por aquí, nada por allá: audiencia en la Zarzuela. Nada por aquí, nada por allá, Presido un viacrucis y hablo del dolor de la humanidad, de la hermosura del arte religioso y de la necesidad que tenemos de solidarizarnos con los que más sufre, por ejemplo los afectados de SIDA, aunque usar el condón es pecado…
    Etcétera, etcétera, etcétera…
    Así no, así no… Así nos luce el pelo…
    Y eso sí, la Sra. Cospedal -hoy portavoz del PP, mañana presidenta de Castilla-La Mancha- diciendo que dimita la Delegada del Gobierno en Madrid porque no garantiza la seguridad de los peregrinos. Claro que otros grupos piden lo mismo por lo contrario. En algo hemos avanzado, de nuevo una visita papal sirve para la reconciliación nacional. Pero la policía a lo suyo, ya sabemos.

    Me gusta

  3. Lily dijo:

    ¿Se debería decir quizá jefe espiritual de los católicos?
    Hay muchos otros cristianos que NO son católicos. ¿O no?

    Me gusta

  4. alenar dijo:

    Si, Lily. Es más correcto, pero creo que se me entendió de sobra…;)

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.