Las Genealogías de Margo.

Ayer noche terminé Las Genealogías, de Margo Glantz. Cuando lo estaba leyendo la primera idea que se me ocurrió apuntar es que es un libro que tiene peso específico. Una no sabría definir exactamente esas palabras; aunque me parece que quienes me leen las entienden en su recta intención.

Veamos, es cierto que lo que cuenta la autora son sus memorias y las de sus padres, y es verdad que éstas son localistas, es decir, que estamos hablando de la memoria de una intelectual judía que recuerda aspectos de la vida de sus padres y de ella misma, y que esto en ocasiones se regionaliza, es decir, se centra en una serie de lugares muy determinados con experiencias muy determinadas y con un tipo de gente muy determinada. Y eso es cierto que restringe lo que podríamos llamar “el territorio común” de las biografías del exilio, porque la biografía de Glantz y su familia no es generalizable.

Sin embargo sí lo es una manera de afrontar el exilio, una forma de ver la vida fuera del país de procedencia. Y ahí sí encuentro un sentido genérico al libro.

Pero no me parece importante encontrar ese sentido genérico en este caso, porque lo que narra la autora es un trozo- me valga el vulgarismo- de la vida intelectual en México a  través de sus recuerdos familiares. Y ello me parece muy interesante.

Por otro lado está el tema judío, naturalmente, que me ha resultado muy curioso en la forma de verlo de la autora; no se lo voy a contar, es mejor que la lean.

Es un libro-además- muy divertido, no sólo por lo que cuenta sino por cómo lo cuenta, sin pelos en la lengua y escrito con un desparpajo que demuestra no sólo lo bien que trata el lenguaje la autora sino lo por encima del bienquedismo que está a estas alturas.

 

Yo les debería decir ahora alguna nota biográfica de la escritora; pero es que eso lo pillan ustedes en la wikipedia y yo prefiero recomendarles el libro.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Las Genealogías de Margo.

  1. catherine dijo:

    Creo que me gustaría. ¡Qué suerte tuvieron de estar en México! Intento hacer la genealogía de una familia judía de Polonia; unos se fueron a Bratislava, otros a Split, todos bien integrados en su nuevo páis. Con la invasión de Checoslovaquia una familia intentó irse a EEUU pero se quedó en Francia y los padres terminaron en Auschwitz, una prima se fue a Inglaterra a combatir con los polacos añadiendo un año a su edad verdadera, la familia de Croacia fue arrestada por la Gestapo, separada pero padres y hijos se mudaron juntos a Israel al final de la guerra, etcétera….
    La eterna historia del judío errante, políglota, con su sentimiento de la muerte y su humor que le salva, o no.

    Me gusta

  2. Hay algo siempre fascinante en la vida de estos judíos errantes, la mayoría de las veces por causas ajenas a su voluntad. Y más si son capaces de contarlo como dices que lo cuenta Glantz.
    Gracias por la recomendación.

    Me gusta

  3. Lola dijo:

    ¿Qué tal la traducción?

    Me gusta

  4. alenar dijo:

    ” Lola”: Supongo que traducir de castellano a castellano no es necesario: aunque quizá algunos lectores/as necesiten diccionario hasta para leer un letrero. También para leer las bitácoras se necesita a veces.

    Me gusta

  5. Lola dijo:

    Con ese apellido he pensado que era centroeuropea. He cometido un error. Lo siento.

    Me gusta

  6. alenar dijo:

    Sus padres lo eran. Ella nació en México y aunque habla de los idiomas que conoce el libro está en castellano.
    Todos cometemos errores; yo también.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.