Juego de Espejos.

En este juego de espejos que se llama política andan moviendo los espejos con mucha donosura los últimos días, los distintos actores del drama. De los dramas.

Lo cual no estaría mal si el teatro fuera incruento, pero no lo es.

Vamos por partes que diría Jack el Destripador:

La tragedia entre Israel y Palestina sigue desarrollándose con naturalidad hasta la exterminación final de uno de los dos, que se consumará probablemente dentro de tres o cuatro milenios, pero mientras tanto unos y otros mienten, y enfangan todo lo que puede y más.

Independientemente de que la última escalada bélica se produce porque bombardean o tirotean me da igual un autobús israelí y hay siete muertos, las declaraciones de Hamas son para echarse a llorar. Y van y dicen que no respetarán la tregua; oiga, ¿qué carajo de tregua?…o sea, que tirotear un autobús es respetar la tregua…y yo con estos pelos.

Conocen de sobra quienes me leen mi posición sobre el conflicto, pero en esta ocasión a alguien le ha venido de perlas el atentado contra Israel para luego quejarse de que Israel ha respondido con violencia. Y no llevan razón los palestinos.

Punto pelota.

 

Segundo juego de espejos: con el apoyo de la OTAN, que nunca -¿recuerdan?- iba a usar la violencia, y menos a entrar por vía terrestre, están echando a Gadafi del poder.

Me parece excelso que echen a este asesino del poder; lo que no me parecerá de perlas es que las “tropas de apoyo” que tan heroicas son-dicen- una vez que le hayan echado pongan a un títere a gusto de las “democracias “ estadounidoeuropeas, y arruinen definitivamente el país. Que es lo que –presumiblemente- sucederá para alivio de los mercados internacionales.

 

Tercer y último juego de espejos: Ayer a bastante gente molestó lo que dije de sus reverendísimas curias. Y molestó más que escribiera de alguien en concreto. Naturalmente que no todos los curas son así, y algunos ejemplos que se pusieron ( la madre Teresa por decir alguien) exceden no solo en generosidad, sino en capacidad de amor a la humanidad. Ahora bien, eso no le quita ni una coma a lo que escribí: Benedicto XVI dijo – se permitió el lujo de decir- que asistimos a una ola de individualismo muy perniciosa. Y con el ejemplo que escribí le digo a su reverendísima que con ejemplos como los que tiene en su iglesia no solo de desvergüenza, sino de pederastia, corrupción, sobornos y así siguiendo, se puede meter sus opiniones sobre quienes no formamos parte de sus acólitos en sus reverendísimas posaderas.

 

Acto final: Ayer llovió en Madrid. Hubo una tormenta espectacular y preciosa; el reflejo de los relámpagos lo único que mostraba era una calle vacía de gente, cubierta por el agua, como lavada de tanto calor, tanto bochorno y sin espejos deformantes.

Buen lunes tengamos.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Juego de Espejos.

  1. Alena, nada que añadir a los pasados y previsibles acontecimientos que describes magistralmente.
    Estamos totalemnte de acuerdo.

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. Pues, amén, también

    Me gusta

  3. José de la Torre dijo:

    Si que vale leerte.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.