Sábado sin prisa.

Veintitrés grados marca el termómetro en mi escritorio y supongo que serán ciertos. Y ha sido un sábado tranquilo, lento, sin la menor prisa, de compra de comida y arreglos de armario porque me marcho el lunes a la sierra y algo hay que preparar, aunque cada vez preparo menos…

Sábado sin nada reseñable de importancia, qué quieren que les diga y yo tan contenta. Muchísimas veces lo que más me alegra es que en lo personal no haya gran cosa reseñable; será porque estoy habituada a que lo noticiable particular sean jipidos y malestares y me cansa.

He leído por encima blog, redes sociales y medios digitales varios, y he sacado en claro que el mundo no se acaba mañana aunque lo parezca. Las noticias de siempre, se mueren los de siempre-espero que se entienda la ironía y no me acusen encima de malaje- y los hombres públicos dicen las idioteces de siempre. Las mujeres públicas andan de capa caída, las pobres, pero suelen decir menos chorradas.

Ando atascada con la lectura de un libro y me está costando terminarlo a pesar de que tenía buena pinta; eso me pasa a veces, que me atasco, y no hay forma, vaya por dios. Es un libro de Patricia Duncker, Miss Webster y Chérif. Y el caso es que me empezó interesando pero me he atascado en la página 90 y no hay forma; me da una pereza inmensa seguir con él. Así que le pondremos en la nevera, a ver si con el tiempo lo retomo. Y al hilo de esto, naturalmente, estoy viendo a ver qué me llevo a las serranías, iba a añadir “estos cinco días”, pero entonces va y rima…

Pues me parece que esta vez voy a meter en la bolsa material ligerito, y a ver cómo resulta…poca cosa porque quiero escribir sobre todo.  El caso es que tengo cierta pereza de libros que me exijan tiempo, me apetece algo más liviano, por así decir, quizá me lleve unas memorias sobre Bilbao que acabo de recibir, ya les diré el titulo y autor, que cito de memoria, y algún libro similar; algo de poesía puede que caiga…

Como pueden ver, pelín indecisa ando…pero quizá ha sido el día tranquilo de sábado, que me ha entrado pereza…

Tengan buen domingo y, si no escribo nada mañana, hasta la vuelta, y sean todo lo malos que puedan mientras tanto.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sábado sin prisa.

  1. catherine dijo:

    Seré mala malísima te lo juro.
    Y tú sigue con esta pereza, Alena.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.