Compungidos por delegación

Tengo cierta tendencia a que me rechinen los aniversarios y a que me rechine el ponerse trágico, solemne y sentencioso a posteriori. Es algo que no puedo evitar asociar con el sectarismo, el corporativismo del todos juntitos y la idea del pensamiento políticamente correcto.

Me dan grima por tanto los fastos de estos días a cuenta del once de septiembre. Y más aún los dónde estaba usted; me dan ganas de contestar, y a usted qué carajo le importa. Entre otras cosas porque sólo rellenan páginas a cuenta de algo que no es trascendente; ni quita ni pone, ni añade nada saber dónde estaba Rajoy, o Ronaldo, o Messi o Zapatero o Maruja Torres o yo ese día. Lo normal es que estuvieran haciendo las cosas habituales de su labor diaria cada uno de ellos.

Luego vienen los repartidores de floreros; o sea, el poner flores, rezar el responso, tocar el himno; me da igual que sea lo de las Torres que los atentados de Madrid, que el recuerdo a las trece Rosas, entiéndanme; es como si la gente necesitara demostrar lo compungidos, llorosos y apesadumbrados que aún estamos todos/as por delegación. Porque digo yo que los dolidos serán las familias, aunque al resto en su momento nos sobrecogieran tales hechos.

Hoy sólo hablan del once de septiembre los medios, es como si nos hubiera caído una losa encima y lo demás no existiera; pero es que eso se repite cada vez que se “conmemora” algo y les da por decirnos que nos tenemos que compungir aniversariamente.

Joder, qué coñazo.

Tengan buen domingo sin aniversarios.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Compungidos por delegación

  1. Consuelo García dijo:

    Sí, yo tambien odio estas conmemoraciones, como la del 12 de Julio de Miguel Ángel Blanco. Esa es una fecha que por motivos personales no quiero recordar y que toooooooooooooodos los años la tv y la prensa se empeñan en recordarme. Efectivamente las familias y amigos son los que sufren y padecen estos acontecimientos y no necesitan de aniversarios, politicamente manipulados, por otro lado.

    Me gusta

  2. En general estoy de acuerdo. De hecho, hoy he preferido ver la carrera de F1, que no me gusta mucho, a ver los informativos… Pero reconozcamos algo. Lo que hacíamos cada uno ese día o el 11 de marzo de 2004 lo recordamos todo al milímetro o el 23F. Mientras que el 11S de 2002 supongo lo que podría estar haciendo, pero no lo puedo precisar. Quiero decir que quizá es que si lo recordamos con tanta nitidez es que algo muy importante -aunque también muy trágico- algo que de un modo u otro nos ha cambiado la vida, aunque sólo sea porque ya viajar en avión no es lo mismo, porque nos metieron en la cabeza que había otro enemigo, después de haber llegado a la conclusión de que no existían, porque supimos que las malditas guerras que organizaban algunos entre risotadas, traían muchos muertos a casa. Pero sí, tienes razón, hay más farsa e hipocresía que nada. Y entiendo que allí, en USA hoy, o en España el 11M haya conmemoraciones oficiales (¿qué se diría o escribiría si no hubiera ningún acto institucional?), haya algún tipo de recuerdo. Pero que el mundo entero sufra del mismo modo, me parece, simplemente una exageración, o una suerte de cabezazo al amigo americano.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.