Cuarenta y tres líneas.

Cuarenta y tres líneas. Vamos, una enormidad.

Es decir, dos horitas de tachado para al final 43 líneas de escritura medio decente. La cosa –debería ser optimista- marcha. Podría decirse. Pues igual sí. Pero caramba, a veces termina una preguntándose si lo que tiene en la sesera es más bien un poco de serrín o algo de grumosidad flotante; que salen las frases como si no existiera el Adsl para la imaginación…

Ustedes disculpen el breve artículo más bien quejica.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuarenta y tres líneas.

  1. Jorge Arbenz dijo:

    “Grumosidad” es una palabra que siempre me ha gustado mucho. Y el serrín es una buena opción de relleno para los tiempos que corren.

    Me gusta

  2. Mejor no te cuento lo mío… Menos mal que luego ha salido algo, pero… Ni media línea, ni media, Alena… Ni siquiera serrín: aire, aire sin nada.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.