“Pero yo no protesté, porque yo no era…”

Francia prohíbe el rezo en la calle-el rezo árabe, claro- y Holanda prohíbe el burka en público. Que se sepa, Holanda no ha prohibido a ningún cristiano llevar un crucifijo como colgante, ni Francia ha prohibido que los cristianos recen tres padrenuestros en un parque.

O sea que lo que molesta no es que se rece ni se lleven colgantes o velos; lo que molesta es que no se rece en cristiano; nunca mejor dicho.

A todos los que no rezamos, o no rezan en cristiano nos confinarán en guetos y dirán que lo hacen por el bien de los ciudadanos.

En Catalunya se prohíbe el Burka y en Madrid tenemos a los peregrinos papistas y a quienes nos prohíben el paso es a los demás, mientras los cristianos desfilan impasible el ademán.

Dentro de poco, vendrán por ti.

¿Te vas a quedar callado?…

 

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Pero yo no protesté, porque yo no era…”

  1. Me parece que no es lo mismo un burka que un crucifijo. Quiero decir que no se ha prohíbido el velo, por ejemplo. Si prohibieran el velo, sería otra cuestión y entonces tendrías razón. Otra cosa diferente es lo del rezo en público. En eso te doy la razón o estoy de acuerdo contigo: o jugamos todos o se rompe la baraja.

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Depende, Amando, de la manera que lo contemples. Tú eres creyente y yo no. Para mí un crucifijo es un colgante. Un Burka es un pañuelo que se pone una señora en la cabeza. Ámbos, objetos estéticos sin mayor interés. A mí no me causa problema ni resquemor hablar o tratar con una señora que lleve velo que le cubra salvo los ojos. Allá ella si quiere pasar calor…tenemos la malsana costumbre de pensar que lo que no es de nuestra cultura es insano. Y no, ya me adelanto a otros comentarios, que los habrá: no considero que el llevar burka sea un rebajamiento de la mujer; al contrario, creo que lo deleznable es la tradición tan cristiana de querer “salvarlas”a toda costa aunque a ellas no les de la realísima gana ser “salvadas”.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.