“Yo, el Heredero”. Eduardo di Filippo y la denuncia.

He llegado a las once del teatro, pero no quiero dejar de enviar hoy mismo la crónica de lo que hemos visto.

Es magnífica la obra de Di Filippo. Una joya de ironía, sarcasmo y crítica. Con un pensamiento absolutamente actual, original y con una puesta en escena extraordinaria, a base de tres escenarios –uno por cada acto- minimalistas y con una economía de recursos extra escénicos que da gusto verlo, porque ayudan a seguir la acción.

Hay en este escritor, al que lamento profundísimamente haber descubierto tan tarde, una claridad de ideas que refresca. Un zarandeo continuo al espectador poniendo en evidencia las taras de esta sociedad-la suya y la nuestra- que hace falta, que se debería repetir no sólo en los escenarios de Madrid, aunque en Madrid viene como anillo al dedo.

En esta obra, Yo, el heredero, plantea la hipocresía de la caridad, de la ayuda al otro, de eso que llamamos “hacer el Bien”. Desmonta una a una las ideas tan bonitas, tan respetables, tan peripuestas del que “ayuda”; y lo hace con una originalidad absolutamente demoledora. La prueba es que muchísima gente que fue a ver la obra no se reía porque se veía reflejada. Eso sí, obtuvo muchos aplausos, naturalmente: le hubiera divertido.

A mi me pareció una obra magistral, quizá la mejor suya, aunque me encantó Con Derecho a Fantasma, que la vi el año pasado. Pero aquella tenía una mayor ternura, por así decir; su final era una concesión a la idealidad, a los sueños. En esta no hay concesiones, es un trabajo de orfebrería, en el que se engastan una a una las perlas de la indecencia ética.

Hace falta este teatro. Y por decir más, haría falta que se escribiera y representara más teatro de este calibre, de este calado. Porque hoy sigue haciendo falta desenmascarar mentiras y mentirosos.

 *La imagen la he tomado del Teatro María Guerrero, de la web; que mi scanner anda rarito.*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Teatro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Yo, el Heredero”. Eduardo di Filippo y la denuncia.

  1. catherine dijo:

    Con lo que escribiste antes de salir no me extraña que te haya gustado. No conozco a este autor pero con tu relato me imagino presenciando esta función, esta obra sin concesiones.

    Me gusta

  2. Como dice Catherine, con lo escrito previamente era difícil sospechar que no te gustaría “Yo, el heredero”.
    El tema que plantea la obra -como señalas- es peliagudo, porque demasiadas veces uno se conforma con caldear la conciencia a modo de justificación. No conozco al autor ni su obra, pero con estos dos artículos lo que dan son ganas de salir corriendo al teatro para ir y disfrutarlo, aunque pueda doler verse retratado.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.