Quejas, rezongos y gruñidos informáticos.

Semana de ajetreo. Ando preparando la Revista, después del excelente trabajo de redactores y colaboradores, que, puedo asegurar, cada día envían contenido más rico y variado.

Pero, como verán en mis twetter , o como se escriba, eso lleva un trabajo que ni les quiero contar-aunque sí- lo que dura.

Fotos, audios, textos, títulos, espacios entre títulos e inicio de párrafo, en suma, todo lo que en un periódico real se llamaba  maquetar cuando los periódicos se hacían al estilo tradicional.

Naturalmente ahora es relativamente más sencillo en el sentido de que “basta” dar las ordenes oportunas al ordenador y que las ejecute. Eso creerán ustedes. Porque no es así, al menos, no es así del todo, y para muestra un ejemplo; si ustedes leen el texto que leen ajustado es porque hay que seleccionar todo ese texto, darle a ajustar, esperar que lo haga y después guardar el borrador. Si ustedes ven un titulo y después dos espacios y el comienzo de línea es porque previamente ha habido que colocar eso dándole a las teclitas correspondientes.

Ni les cuento las fotografías, imágenes y audios, porque ha habido tardes que para tres audios y cuatro fotos hay que estar dos horas y cuarto ajustando eso al texto y que no salga descuadrado, y eso contando que cada imagen venga en el formato que debe de pixeles, porque si se me ocurre colocar una foto de quinientos, ustedes verán toda la página descolocada.

Así que ajetreo. Y no me quejo, que ya decía en un tweet que sarna con gusto no pica y añado que me lo paso muy bien, sobre todo viendo después el producto final, y los textos, imágenes y audios de los redactores luciendo como deben. Pero carape, carapito, carapín; aunque no me quejo a veces rezongo; gruño, juro en arameo y digo eso de “quién me mandaría a mí”, cuando después de dar los consabidos dos espacios para que el “texto baje a su sitio”, resulta que si quieres arroz Catalina, y tengo que empezar con el editor HTML y el puñetero y consabido “salto de línea”, o sea el <BR>  de la puñeta.

Y a mí no me gustaban los ordenadores…

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Internáuticos y sin Nik, periodismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Quejas, rezongos y gruñidos informáticos.

  1. Siempre lo he creído, pero aunque sea obvio conviene recordarlo: cuando algo sale adelante es porque alguien está detrás preocupado y entregando su tiempo. Si además le gusta, mejor aún, mucho mejor.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    ¿Te mereces un master de maqueting? puedo imaginar el trabajo que cuesta con lo difícil que resulta para mí enviar una foto, corregir un texto y nada más.
    Y quiero arroz o sea Catalina quiere arroz; es que me vuelvo paranoica y egocéntrica.
    También espero una bella Revista.
    Ánimo, Alena.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.