Una reflexión sobre Tapies.

Ando leyendo varios libros a la vez, por cosas que no vienen al caso, más que nada porque fui empezándolos por diferentes motivos cada uno y los tres andan a medias, aclaro que los tres me están interesando mucho, pero uno de ellos me ha hecho pensar en lo que ahora les cuento.

Verán es un estudio sobre Tapies, una introducción mejor dicho a sus propios textos, muy interesante, además de muy riguroso, y apunta una idea que me interesa mucho; la idea del artista como chamán. Y no, no se preocupen que no me voy  ahora a poner a hablar de historias raritas, el autor de la introducción a lo que se refiere es a la idea del creador de arte como propiciador de iniciaciones al misterio de la obra, es decir, como referencia de los signos que ofrece; de modo que la obra, en este caso la de Tapies, es en sí misma una especie de enigma por descubrir del que el creador da ciertas claves.

La idea me ha interesado mucho sobre todo pensando en cuánto de mixtificación y de falsa creatividad rezumamos en tantas obras que se llaman a sí mismas creadoras de no se sabe bien qué.

Dice el prologuista que Tapies crea el cuadro como un objeto en sí mismo, con significado propio, que muchas veces incluso viene dado por la materia que lo compone, que eso lleva a que cada cuadro de Tapies tenga su propia esencia y significado.

Esto parece de Perogrullo pero no lo es. Me explico; los cuadros de Tapies son la materia de la que Tapies se sirve para ofrecer el significado de su propio mundo, no del ajeno y exterior a él. Aunque “narre” cosas exteriores, lo que ofrece es la iniciación al misterio del significado del mundo de Tapies a través del cuadro. Por eso puede decir el prologuista que ejerce de chamán.

Me pregunto, al tiempo que escucho a Mozart de complemento a la lectura, cuántos artistas de hoy pueden decir lo mismo.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Arte. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una reflexión sobre Tapies.

  1. francisco gomez dijo:

    Apreciada Alena
    He ido en varias ocasiones a la fundación Tapies y he visto casi toda su producción y después de tantos años te envidio por haber visto en el a un chamán y te envidio por lo que paso a contarte, teniendo en cuenta en primer lugar mi nula capacidad de crítica sobre que es buen arte o no y a pesar que en el acceso la universidad elegí historia del arte y me encanto, a pesar de que acabo de venir de Florencia, lugar donde su arte que me hace muy feliz al contemplarlo. Cuando veo las obras de Tapies me interesan las de sus comienzos cuando militaba en la corriente surrealista llamada como la revista Dau al Set con Brossa,Cuixart,Tharrats como compañeros de inquietudes ,luego su vena comercial y la de sentirse un genio, me alejan y me hacen no entender su obra. Disculpa mi atrevimiento pues no soy un experto.
    Un muy cordial saludo
    Paco

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    Muy interesante lo que cuenta Paco. Visité la fundación Tapies haca años y no pude entrar en su mundo. Ahora que la han rehabilitado quizás con una nueva escenografía y la ayuda de tu chamán este mundo me parecerá menos frío. Quizás…

    Me gusta

  3. alenar dijo:

    Curioso…a mí Tapies no me parece frío; creo que es cuestión de cómo se acerca una a la obra. Tapies no nos “narra” una historia de modo tradicional; nos acerca un mundo de signos interiores. Otro día seguiré sobre el tema si es que no aburro.

    Me gusta

  4. No, no aburres, porque a mí me pasa lo mismo. Tapies me parece frío. Pero sé que ese calificativo tiene más que ver con mi falta de preparación para mirar la obra que con su obra. Alguien que ha llegado hasta donde ha llegado él, no puede hacerlo con frialdad.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.