La Humorada de Carlos o una presentación de libro para una tímida.

Esta tarde a las ocho voy a la librería Dodo, en Vallehermoso 33, porque Carlos Fernández de Pablo- más conocido como Carlos Feral- presenta su libro, No Quiero que venga el Simún, y ha tenido la humorada de pedirme que se lo presente yo.

Digo la humorada porque ya sabe don Carlos que una, aunque no lo aparente, es tímida, y vaya usted a saber por dónde sale una, y cómo. Pero tengo que reconocer que presentar el libro de Carlos me hace ilusión; es un excelente libro, y Carlos una bellísima y leal persona.

Y cuando digo lo que digo, estoy diciendo lo que digo. Hay “bellísimas personas” que escriben libros esperpénticos y cuando una- o sea, yo- no decimos nada, poco menos que llaman a la Guardia Civil, y a la inversa, hay personas que no merecen la pena y sus libros sí y cuando servidora de nadie comenta que ese libro es muy bueno, miran por encima del hombro como si además te hicieran la gracia condescendiente de reparar en tu existencia.

Es quizás por eso que cada vez con mas frecuencia sólo comento lo que me interesa a mí.

Y me apetece comentar, en este caso presentar, a Carlos.

Carlos es muchas cosas, periodista, escritor, artista-con Arin Dodó- pero sobre todo es realista en lo que escribe, y es humilde. Y sabe que en este mundo literario en el que nos movemos, aunque sea a nuestro nivel, para sobrevivir hay que ir con paso lento, sin meter ruido, sin creerse más que nadie y sobre todo sin hacer literatura de salón, de cinco a siete.

La literatura de salón de cinco a siete, se lleva mucho últimamente; es este tipo de personajes que “deciden” que “son escritores”, como pueden decidir irse al campo el fin de semana, pongo por caso, y se ponen a escribir muy seriamente, muy solemnemente, para cuatro o cinco escogidísimos selectos amigos, que les aplauden con las orejas mientras toman el café, y llenan las antologías de versos, relatos y demás especímenes con los frutos de su pensamiento tan serio, tan dramático y tan peripuesto.

¡Ah, los Escritores de Salón!, ¡qué grima!…Reuniones, charlas, tertulias y zurriburri; fagocitando la literatura, que, naturalmente, se escapa en cuanto puede de allí, de semejantes estrecheces mentales, a ver si encuentra gente que no la trate de Muy Señora Mía para venderla, que simplemente la haga a veces incluso sin saberlo.

Carlos es de esos. Carlos no se entera cuando hace literatura, porque es un despiste, y entonces hay que llamarle, avisarle, sujetarle por la chaqueta-esa que va a terminar perdiendo a fuerza de dejársela en cualquier sitio- y decirle; Carlos, hijo, que has escrito una gran novela, que me gusta, que me emociona…

Pero Carlos, ya no te oye…porque anda en otra cosa, en quién sabe qué historia alternativa, en quien sabe qué mundo interior, en vaya a saber qué nostalgia, o qué sueño, o qué verso perdido que, él, ha atrapado como quien no quiere la cosa.

Por eso, la humorada de Carlos, de pedirme a mí, una tímida del carajo, que le presente esta tarde, en el fondo va a serme muy fácil. Bastará con repetir mas o menos esto que les estoy contando.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Humorada de Carlos o una presentación de libro para una tímida.

  1. Pilar dijo:

    Pues una tarde muy felíz y de éxito para escritor y presentadora.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    Sí, la tímida, lo puedes repetir este hermososo texto.
    Buenas tardes en la librería a las ocho, no te imagino en un salón de cinco a siete.
    Enhorabuena a Carlos que conozco sólo por la Revista.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.