Sobre los Indignados. Postura y zanjamiento del tema.

Anda una leyendo indignaciones variadas. Tengo un montón de reticencias acerca de este movimiento pero creo que nunca las he dejado claras aquí del todo. Entiendo que mucha gente que me conoce no termine de entender porqué tengo esas presuntas dudas.

Vaya por delante que entiendo que hay motivos de sobra para sentirse indignados.

Y vaya por delante que lo que digo lo digo yo, no por boca de ganso, que naturalmente es una opinión subjetiva, que además ya se que levantará cabreos tremebundos y pensamientos de todo tipo. Y vaya por delante que me importa un carajo. Lo aviso porque ya de antemano les digo que una vez explicado el temita, no entraré a ningún trapo ni aclararé ninguna idea de este artículo. Digo exactamente lo que estoy diciendo y exclusivamente lo que estoy diciendo. Lo demás son interpretaciones suyas que no pienso aclarar.

 

1-      No me gustó nada que desde el principio, al menos en Madrid, entrara en el movimiento el Partido Humanista, que para mí es una Secta y además peligrosa.

2-      No me gustó nada que al inicio se echara a gentes que propuso hablar de la forma de Estado.

3-      No me gustó nada la violencia que manifestaron en Barcelona. Añado que me parece de perlas que los juzguen por asaltar las Instituciones.

4-      No me gustó nada desde el principio el tonito de buen “rollito” que me suena al Frente de Juventudes.

5-      No me gusta nada la propuesta del nolesvotes, porque como saben de sobra ellos –pero no lo  dicen- abstenerse es dar el voto a la derecha, y yo soy de izquierdas.

6-      No me gusta nada el zurriburri ideológico-doctrinario tipo qué buenos somos.

7-      No me gusta nada que bajo la denominación de indignados se amparen comportamientos agresivos y asociales. Y que se quieran amparar comportamientos que desde mi punto de vista entran en lo delictivo. Quema de banderas españolas en Barcelona. Y lo dice una catalanista radical.

8-      No me gusta nada el conmigo o contra mí.

9-      No me gusta nada el soterrado intento de llevarnos a todos “hacia un mundo mejor” sin una sola propuesta realizable. Para Gurús voy sobrada.

10-  Y finalmente y aunque suene a cachondeo, me repele una barbaridad y me da una grima que me produce sarpullido cuando se llaman a sí mismos Movimiento. Ya tuvimos uno y duró cuarenta años de silencio.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Sobre los Indignados. Postura y zanjamiento del tema.

  1. Mita dijo:

    Es que tú exiges un raciocinio que la masa -de por masa- no puede dar.
    Y la escasez de “trabajo concreto” o de “propuestas realizables” es un desatino enorme; sobre todo si las urnas desmienten en noviembre las movilizaciones. Eso sí que sería grave.
    Mover y concentrar masas con todas las tecnologías a su alcance, es algo facilísimo, ¿no crees?
    Besotes de buenos días de domingo, con sol y luz, cosa poco habitual en este mes y en los venideros, así que me voy a al viento fresco.

    Me gusta

  2. isolda dijo:

    Si no quieres, no entraré al trapo. Me he molestado en buscar una entrada en este blog que ya comenté en su momente, exactamente el 20 de mayo de 2011. Yo sigo creyendo en la soberanía del pueblo; otra cosa es que se consiga.
    Un beso, siempre.

    Me gusta

  3. Creo que hay que modificar el sistema electoral, pero efectivamente el NOLESVOTES suena mal. Y si no está meditado que lo mediten. La abstención lleva directamente a lo que lleva. Aunque vistos los sondeos que hoy publica la prensa… Menos mal que uno cree en los sondeos del mismo modo en que cree en la importancia de la moda aplicada al sector del textil.

    Me gusta

  4. francisco gomez dijo:

    Lo suscribo y estoy de acuerdo desde la primera hasta la ultima letra,ni mas alto,ni mas claro Saludos Paco

    Me gusta

  5. Tu decálogo, Alena, posee los puntos y comas exactos.
    Para gurús ya tenemos al que ya ha asado la comida de celebración de su triunfo antes de tenerlo.
    Para soberanos ya tenemos, sin elección universal ni libre, a nuestro (sólo, él solo, sin acompañantes consortes), monarca.
    Y para terminar, Alena, ya tenemos suficientes, y bien aleccionados, abstencionistas con el pensamiento utópico en el que siempre es protagonista el pueblo. Si se quiere una política verdaderamente social y de izquierdas hay que procurar que las trampas de esta ultraderecha española, única tan reaccionaria en el mundo, no convenzan a nadie que sea racional, Sólo así, con las leyes injustas que tenemos en las manos, podremos evitar que alcance el poder que se autoconceden.

    Un fuerte abrazo, Alena.

    Me gusta

  6. Entiendo perfectamente tus razones y comparto la mayoría. Yo aun así sigo pensando que es un… bueno, no movimiento, vale… un cómosediga valido, aunque lo que a mí más me repugne es la utilización política que se ha hecho de ellos. Teniendo en cuenta que no hay cosa que más me joda que el mundo se divida en “de derechas y de izquierdas” (y hay un afán por catalogarlo todo así que es de vergüenza ajena: “los taxistas son de derechas”, “los mineros de izquierdas”, “los camioneros de derechas… bueno no, de izquierdas”) me fastidia mucho que a un movimiento en principio nada más que de gente cabreada de todos los colores enseguida se le haya calificado como “de izquierdas”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.