Psicología del asesino.

Me van a perdonar que trate un tema aquí del que no suelo hablar. Lo que me interesa es la reflexión que hago, no la anécdota en particular. Quiero decir que, lo que me pregunto me lo pregunto en general sobre este tipo de casos.

Verán, aparentemente es una cosa muy sencilla, pero no creo que, puestos a verla despacio lo sea tanto.

Estaba leyendo por encima, digo por encima porque el caso en concreto no me interesa en exceso y porque creo que no se va a resolver, las declaraciones del principal acusado de la muerte de Marta del Castillo. Y ante de eso, estuve leyendo otra cosa sobre un individuo que había matado a su pareja y al día siguiente se lo había dicho a un vecino o similar.

Y leyendo se me ha venido a la cabeza una pregunta estúpida; los asesinos, la gente que mata, ¿duerme?…

Es decir, ¿qué psicología existe en alguien que realiza el mal de forma gratuita, que le permite irse a su casa tranquilamente después del delito y dormirse?…

¿Qué es lo que les permite obrar con esa sangre fría- recuerdo ahora la obra de Truman Capote, titulada así, escalofriante, por cierto- de cometer un asesinato, un homicidio, e irse a dormir?…

Hay bastante literatura psicológica y médica sobre el asunto, leía hace un rato un estudio en pdf de Ángel Cuquerella Fuentes, muy interesante sobre el tema, y naturalmente toda la literatura creativa, Poe, Stevenson, y tantos otros, o el cine, que podría ser un objeto de análisis de este tipo, Psicosis, Rebeca, por citar lo primero que se viene a la cabeza, pero cuando lee una estas obras o ve estas películas o incluso se mete un poco en literatura técnica, explicación de causas, etcétera, no hay respuesta a esa pregunta; es decir, se responde con que era un psicópata, o un esquizofrénico, o lo que ustedes quieran, y yo no me pregunto por eso, no me pregunto por las causas, y aclaro, para mí el Mal no tiene causa, por eso es tan aterrador, porque es gratuito; lo que me pregunto es: ¿qué hace que estas personas puedan irse a dormir después de matar?…¿qué mecanismo es el que permite que no se diferencie el Bien del Mal como para acostarse tranquilamente después de cometer un asesinato y quedarse dormido?…

Eso me parece mucho más sobrecogedor que el propio crimen. No sé si me estoy dando a entender.

Por eso al asesino de Marta cuando le preguntan dónde está Marta, puede responder “no lo sé”. Porque no registra el hecho. No le da importancia. Y puede quedarse dormido.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Medicina. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Psicología del asesino.

  1. catherine dijo:

    Creo que son sus familiares que no pueden dormir cuando lo aprendan, y de los familiares de la víctima ni hablar.

    Me gusta

  2. Flamenco Rojo dijo:

    No sé si el asesino dormirá…pero de lo que estoy seguro, como dice Catherine, que los padres no lo hacen tranquilos. El abuelo, Villanueva, era compañero en EADS-CASA…un buen hombre, destrozado como el resto de la familia que ahora se conforman con saber donde está el cuerpo de la pobre Marta.

    Me gusta

  3. Es un tema cuya respuesta es imposible. Quiero decir, probablemente cada caso tenga una respuesta. Nos ha tocado vivir esta época y pareciera que es la única en que suceden crímenes de este tipo. A veces se presenta este tiempo como el que menos valora la vida humana, el que se caracteriza por una laxitud ética que lleva a las personas a no distinguir con facilidad el Mal del Bien, una especie de todo vale. Sin embargo no lo tengo tan claro, creo que desde que el hombre es hombre, los asesinatos contra congéneres forman parte de nuestro paisaje. Y en muchas ocasiones las razones que empujan a estos actos son tan zafias y ruines que resultan incomprensibles.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.