Libros y lluvia.

El sábado amanece lloviendo y a estas alturas del mediodía sigue en ello. A intervalos, pero llueve. Es un día oscuro, de cielo bajo.

 Yo amanezco un poco como el día; con lo de siempre, los huesos, las manos molestas, todos esos etcéteras que siempre cuento. Un día que pretendo sea tranquilo, sin muchas apariciones por aquí, porque no me encuentro con exceso de ganas y porque ando con la Revista y me cuesta más que habitualmente.

Ando también leyendo, dos libros a la vez y los dos muy interesantes. De los dos hablaré con más profundidad, el primero es Flora Poste y los Artistas, de Stella Gibbons. Una charada irónica sobre el mundo del arte y la política que recomiendo a los progrelistos, y que espero acabar hoy o mañana. El segundo es de Elena Casero y se llama Discordancias. Son relatos. Es un excelente libro, del que hablaré en Alenarte, el día diez, pero desde ya me gustaría decir que estos relatos son excelentes; son literatura, y tienen eso que se llama oficio de escritor. Por cierto, que Elena Casero los presenta en Madrid el día once, a las ocho y media en Los Diablos Azules, calle Apodaca seis. Y yo estaré allí. No me desplazo con facilidad y últimamente todo me cuesta el doble, pero el libro lo merece, además, el presentador es Manuel Espada, y eso también merece el desplazamiento.

No quería dejar pasar tiempo sin dar al menos esa primera idea de las dos lecturas.

Sobre cuestiones electorales solo desear que a todos los mitineros sin excepción alguna les caiga encima una buena chupa de agua. A ver si se acatarran y se quedan muditos.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Libros y lluvia.

  1. Pilar dijo:

    Una buena tromba de agua, que los deje, ademas de muditos, bien límpio de imalas ntenciones.(Pero siento que lluvia te sea tan enemiga, Alena, así que espero no dure mucho)

    Me gusta

  2. Mudos no han quedado, no; pero sí afónicos… Cómo era aquello: “¡Cuán gritan esos malditos!”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.