José María Guelbenzu y mi insomnio.

 

Hay tres  maneras de enfrentar el insomnio, una, la facilita, enfadándose mucho, poniéndose nervios, y por lo tanto imposibilitando completamente el sueño.

Otra, también facilita y para mí absolutamente artificial y peligrosa, usando pastillitas que dejan aturdido/a y hecho unos zorros no solo el tiempo en el que se duerme sino las primeras horas del despertar, y la tercera, haciendo algo que nos agrade y viendo el insomnio como una oportunidad para relajarse y pasarlo bien de otro modo.

Es cierto que la tercera medida la gente que trabaja la tiene complicada; y lo entiendo, pero también es cierto que primero, el sueño viene antes si uno/a no se ocupa precisamente de que “no se puede dormir, hay que ver”, y dos, que hay muchísima gente que puede aplicarlo porque está jubilada, por ejemplo. Y yo, he aprovechado que esta noche tenía los huesos fastidiados y no iba a dormir bien para leer un libro muy entretenido.

Y me lo he pasado estupendamente con José María Guelbenzu y su libro  El Hermano Pequeño. Verán, es un libro policiaco. Guelbenzu se ha sacado de la manga de su invención a un personaje muy interesante que es Mariana de Marco, que es juez, que tiene una vida muy intensa, muy complicada sentimentalmente, muy de cambiar de una ciudad a otra, y además es inteligente, impulsiva, y que no para hasta descubrir qué sucedió cuando se le presenta un nuevo caso.

Solo he leído otro libro de esta serie, y me entretuvo; me quedé con ganas de leer algo más, y cuando salió compré este libro.

Libro que, tenía un poquito aparcado, a ver si me entienden; ¡ ponerme a estas alturas a leer novelas policiacas!…además me echaba un poco para atrás que yo había leído hace décadas El río de la Luna, del mismo autor, y me produjo tal resplandor, es decir, me pareció un libro tan bello, tan bien escrito, tan conmovedor, que me parecía “ bajar un escalón” esta nueva faceta del escritor.

Bueno, pues no. Nada de bajar un escalón. Guelbenzu escribe una novela policiaca con un estilo y un lenguaje que, a mí me recuerda a lo mejor del género, por ejemplo, a William Irish. Con una trama que engancha desde el inicio, con unos personajes que se mantienen de pie, que viven, que son reales, situados en medio de una pequeña ciudad española de provincias, del Norte, y con un relato estéticamente ajustado a lo que se cuenta. Con esto último quiero decir que el paisaje juega un papel dentro de la intriga.

No les voy a contar de qué va el libro, pero sí les recomiendo que lo lean; y de paso agradezco a mis huesos que me dieran la oportunidad de buscar en mi biblioteca “algo para entretener” y pudiera encontrar un excelente libro de intriga.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a José María Guelbenzu y mi insomnio.

  1. Una persona cercanísima y querídisima por mí, ha leído los primeros libros de la serie, y ya se ha decidido a leer éste que comentas… y cualquiera no, con esta reseña.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.