Safranski: Goethe y Schiller, historia de una amistad.

Antes de irme a la presentación en la librería Rafael Alberti del libro de Susana Benet, Huellas de Escarabajo, que es a las siete y media, os comparto la lectura de Safranski a quien he terminado hace un rato.

Me ha interesado mucho el libro. Naturalmente a través de contar la amistad entre Goethe y Schiller, nos cuenta también la teoría filosófico-literaria del romanticismo alemán, y nos da a conocer a autores de la época. Naturalmente también eso le lleva a tener que explicar la filosofía del romanticismo, y en esa tarea es en la que a mí me ha cansado más; no es problema del autor, sino mío, porque a mí la filosofía me aburre enormemente. A pesar de eso, la parte en la que nos cuenta las relaciones literarias, las controversias entre ambos escritores, la gestación de sus obras, a mí me ha parecido muy interesante.

Del libro se sale conociendo muchísimo más a estos dos escritores, sus motivaciones, sus sueños, sus decepciones, su carácter. Y eso hace que sea un libro necesario, porque Safranski no es subjetivo; es decir, que nos cuenta las cosas pero no se pone a juzgar y así deja que el lector saque sus propias conclusiones.

Es cierto que a un lector común no le divertirá el libro, y me explico; aquí no hay morbo, no hay gracejo, ni hay interés alguno en agitar lo mediocre para que la gente se entretenga. El autor ha escrito una obra sobre dos escritores desde  el punto de vista de un historiador, y se agradece muchísimo. Al menos yo.

También nos cuenta interioridades, claro que sí, pero de un modo en absoluto ofensivo; por ejemplo es muy divertida la anécdota de Schiller, que después de ver representado su drama Wallenstein, ante las preguntas inquisitivas de la buena sociedad de Weimar de los círculos literarios, como había “matado” a todos sus protagonistas, tuvo que publicar un suelto explicando poco menos que “todos eran felices en el cielo”…Igual es muy divertida la forma en que nos cuenta cómo escribieron a dúo los Epigramas, en los que tomaban el pelo a buena parte de los literatos de entonces, y el enfado y las querellas de unos y otros a cuenta del asunto.

Esta historia es el relato de una complicidad entre dos escritores y también de una admiración personal recíproca, de sus enfrentamientos con otros representantes del mundo literario y a veces de sus contradicciones y paradojas. Y leerla merece la pena; una vez leído el libro se conoce mejor a ambos y ya no se les lee igual.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.