Guillermo Carnero: Cuatro Noches Romanas.

Ayer en face book y en twitter les ponía un breve apunte y hoy quisiera ampliarlo sobre el libro de Carnero Cuatro Noches Romanas, que acababa de terminar.

La verdad es que era uno de los que tengo-tenía- a la “cola” de lecturas. Voy comprando y voy leyendo según un ritmo que me permita compensar, por así decir, lecturas de autores/as de todo tipo pero de modo variado. Añado, ya de paso, que sí agradecería la comprensión de quienes envían material; a menudo recibo bien de modo indirecto, bien de modo demasiado directo, la preguntita del “¿has leído mi libro?”; no saben ustedes lo que molesta. Ganas me dan de responder: “¿ Has enviado la caja de pasteles?”… (es broma, pero tan maleducado es lo uno como lo otro, ¿no les parece?…)

 

 

Bien. Cuatro noches romanas es un magnífico libro de poesía.  Se articula en cuatro lugares significativos de Roma en los que el poeta conversa con un personaje femenino que pronto vemos que es la Muerte. Está construido de forma conversacional; un estilo absolutamente clásico en poesía, me refiero a que el diálogo poético nos viene del mundo clásico que tan excelentemente conoce y domina Guillermo Carnero. Mantiene un versolibrisimo general, que le da la necesaria libertad para dejar fluir el diálogo sin que estorbe la versificación.

Es por tanto, en una primera aproximación un libro de corte narrativo, en el que el poeta solicita a la muerte respuestas a sus preguntas, y en el que la muerte sólo le puede ofrecer una: la capacidad para la indiferencia.

Pero eso no le basta al poeta; pues el poeta es memoria, y teme al olvido. Y en ese triángulo se articula el desarrollo poemático.

Un libro por tanto filosófico, se dirá, y habrá que decir que sí. Pero es mucho más.

Es una apuesta por la necesidad de trascender, una lucha por la memoria, un arriesgarse por ser. En un lenguaje culto- absolutamente modélico- y que llega al lector porque a la vez es natural, de palabra sencilla y a la vez de significado que trasciende porque interpela por los temas que a todos nos han ocupado alguna vez.

Es, para mí, poesía de altísimo vuelo, que se inserta dentro de una tradición lírica procedente de Grecia y Roma, que recuerda a Virgilio, por ejemplo, y que rescata el placer de la lectura de una obra bien hecha.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Guillermo Carnero: Cuatro Noches Romanas.

  1. Bastante apetecible el menú que hoy nos ofreces.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.