Escrito con barullo.

Ando leyendo El Libro de los Susurros de Vosganian. Un autor rumano magnífico, que ha escrito esta biografía no solo de él y su familia sino del devenir del pueblo armenio en el siglo pasado y sus sucesivos éxodos.

Dicho así parecería que es un libro más de este tipo, y es cierto, pero es otras cosas. Es muy ameno, es muy inteligente a la hora de contar y además tiene una sensibilidad que llega desde el principio al lector, o sea, en este caso a mí. Tiene unas seiscientas páginas, así que me durará tres o cuatro días, pero quería hacer una primera valoración. Arriesgándome a tener que decir dentro de doscientas que “ retiro lo dicho”, aunque en este caso no me lo parece.

Eso por un lado, en cuanto a lecturas.

 

Por otra parte anda la actualidad esa que si no la sigo es que no estoy en el mundo- y a ver porqué coño tengo que estar en “ese “ mundo, digo yo-  revolucionada a tope. Entre el Mangarín, que anda en boca de todos y va y ahora dice su abogado que está muy dolido, vaya por dios con el chavea, que a él le duele estar en los papeles pero hacer cosas –presuntamente- ilícitas no le duele nada…Pues digo, entre el pollo pera que ve cómo no le van a invitar a cenar en Navidades, y lo que ahora les cuento andamos que para qué.

Resulta que anda Llamazares enfado. Morisqueteando, o sea, haciendo muecas, porque dice en su twitter, angélico, que las decisiones de las mayorías son legítimas pero son un error. Le parecerá a él, porque a mí lo que me parece es que tendría que estar aplaudiendo con las orejas a los votantes que se han comido con patatas fritas la bajada de pantalones de IU en Extremadura. Se lo digo aquí porque naturalmente en su twitter solo responde a los “buenos”.

Y yo no lo soy. Afortunadamente.

Más historietas. Amaiur tiene grupo propio. Y a mí me parece muy bien. Por ley debe tenerlo. Otra cosa –que se hubiera podido decidir haciendo equilibrios con la interpretación del Reglamento de la Cámara- hubiera sido mostrar simplemente que “Amaiur no” pero “UPD sí”, por tema político. Y hubiera creado un precedente muy peligroso de injusticia legal. Ahora Amaiur no tiene excusas. Es decir; aceptando que tengan grupo propio se desactiva completamente la posibilidad de boomerang. Creo que es una decisión inteligente que –en este caso- muestra un “talante” –ya sé lo poco que les gusta la palabra- del PP muy loable. Otra cosa es que a muchos les irrite Amaiur por lo que representa, pero también habrá que ir construyendo la paz desde las instituciones, digo yo. Y añado que a mí no me irrita que Amaiur esté en el Congreso.

 

Para terminar, una de fútbol. La pasada por encima del Barça al Madrid el otro día es inapelable; jugaron infinitamente mejor y merecieron ganar. Es cierto que el Madrid este año sí es un equipo, y es cierto que durante cuarenta minutos el Madrid jugo muy bien. Y es cierto que este año objetivamente y a pesar de los resultados, el Barcelona está jugando con más dudas, menos suelto y con desajustes en el equipo que el año pasado no tenía; cosa que creo que me reconocerán hasta los barcelonistas fanáticos, pero el sábado merecieron ganar.

 

Y se acabó el popurrí de temas que tenía para contarles; a veces se me acumulan y salen estos escritos con tanto barullo.

 

 

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Escrito con barullo.

  1. Conclusión, ya no me tengo que leer la prensa. Fenomenal. De acuerdo en lo del Madrid-Barça

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.