Chantal Maillard: Bajar a la Llanura.

Chantal Maillard ha publicado un libro cuando menos extraño, en teoría auto biográfico, pero en la práctica extemporáneo a la biografía en puridad.

Bélgica es un libro que persigue la memoria a través de un recuerdo de la niñez, y que podríamos decir que remite directamente a Proust si no fuera porque la propia autora confiesa que a éste lo leyó después de escribirlo.

Lo que sucede es que Maillard no escribe ni una novela, ni unas memorias, sino un viaje a su interior mediante el regreso físico a lugares que habitó. Y en ello el tono que emplea es el del dejar fluir la escritura.

Medio que es muy lícito, pero que subjetivamente hablando puede cansar al lector, cuando en el fluir aparece el tema-muy propio de un cierto estilo narrativo- de la reflexión filosófica.

A lo que voy dicho con palabras sencillas es que si el tema me parece interesante, y ciertos textos también, el tono filosófico me lo he leído deprisa y corriendo porque me aburre.

Eso no le quita calidad al libro, ni profundidad a lo que piensa Maillard; el problema-en mi caso- es que en cuanto me topo con el Ser, la Esencia y etcéteras variopintos, desconecto.

El libro gustará. Pero me temo que gustará más a los adictos, es decir, a los críticos literarios, que a los lectores comunes. Tiene calidad, tiene largura de pensamiento, pero el lector común puede sentir en ciertos momentos que la autora por encontrar un recuerdo se ha ido por los cerros de Úbeda y que sería mucho mejor que bajara a la llanura.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.