Teru Miyamoto. Dureza de terciopelo.

Ayer por la mañana terminé de leer Kinshu. Tapiz de Otoño de Teru Miyamoto. Publicado por Alfabia editorial.

Libro de argumento sencillo; dos personajes que estuvieron casados se re-encuentran por casualidad. Esto da lugar a una serie de cartas por las que conocemos su historia, en la que planea un hecho trágico; a él lo quiso matar su amante, que se suicidó. Ese hecho desencadena toda la vida posterior de ambos, que es a lo que asistimos a través de las cartas.

Bajo una apariencia de anécdota tan leve, Miyamoto construye una historia vívida, además de vivida, real, que se sostiene, que interesa, y de una suavidad como el terciopelo, a pesar de su dureza. Un verdadero “tapiz de otoño”. Un relato cercano, nostálgico, dulce, a menudo sombrío, pero lleno de vida que late.

Una excelente novela en la que el destino, la casualidad, la causalidad aparecen delineados como sencillos aportes sugeridos. Nunca afirmando, siempre preguntándose en el fondo por el sentido de la vida.

Un libro que merece ser leído y disfrutado.       

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Teru Miyamoto. Dureza de terciopelo.

  1. También estamos de acuerdo, Alena. “Kinshu. Tapiz de Otoño” es, para mí, una excelente novela.

    Un abrazo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.