Resucitando…

Buenas y santas. Digo, que ya soy persona aunque sigo con algo de fiebre, con algo de tos y con algo de dolor de oído.

Pero lo de ayer fue exagerado, oigan, que amanecí casi con treinta y ocho (de temperatura, digo, no se vayan a creer que en mi casa cabe tanta gente). Bueno, el caso es que parece que he cogido un trancazo fuerte y por ratos me tengo que echar, que me mareo, pero hoy estoy algo mejor y aprovecho para escribir aquí.

Y lo primero es antes: gracias por los mimos; que además se nota que ustedes me bien quieren y dan mimos con una elegancia que no saben cuanto valoro, que ya saben que los meloseos no me van nada, pero lo suyo no ha sido de eso. Aclaro: “meloseo”, de “meloso”, “almibarado”, “lleno de miel y azúcar exagerado”. No viene en diccionario francés-español…

Lo segundo, avisarles porque sé que la mayoría la leen; se va a retrasar la revista. No va a salir hasta el quince (o eso creo, antes desde luego no). No estoy yo para maquetar nada, que me aturullo. Espero que eso no haga que dejen ustedes de visitarla, que ahora estaba empezando a subir un poco más.

Lo tercero; yo no quisiera hoy escribir mucho de actualidad, porque ando más tonta de la que ya soy habitualmente, pero sí quiero dejar constancia de algo: ayer recibí una comunicación directa del hakeo de la web de Carmen Chacón. Lo retweeteé a Gaspar Llamazares por si quería difundirlo: no lo hizo, por lo cual le doy las gracias por importarle un pepino los hacker. Por otra parte el hakeo estaba lleno de frases que demuestran que el hacker es de esa especie que se cree que España es suya. Y para terminar, me mencionó un presunto (o presunta), que debe ser tan fascista como el haker por lo que he podido ver que escupe. Pues verán ustedes, yo soy de mi pueblo, y lo que van a conseguir es que termine apoyando a Chacón a ver si jorobo mejor a los fascistas.

Aunque a mi modo de ver no se deberían debatir nombres sino ideas, pero de eso ya hablaré otro día porque hoy no me encuentro para eso.

Y la última; mis reyes son un cielo, afirmo y digo. Les dejo una fotico con alguno de los regalos que vinieron a hacer mi día tan bonito a pesar de la fiebre. La caja roja que se ve al fondo está llena de útiles de escritura…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Resucitando…

  1. Alena, siento tu inmenso catarro. ¡Cúrate! Ya habrá tiempo para pequeños lides dialécticos/escritos.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    Cuando inventes palabras es cierto que estás resucitando…

    Me gusta

  3. Consuelo dijo:

    Bueno, me alegro de que ya vayas mejor. Besitos y cuídate

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.