Presentaciones y lecturas nuevas.

Debo reconocer que llevo días sin muchas ganas de escribir por aquí. No es que no suceda nada, sino que el trancazo que tengo es bastante más fuerte de lo que pensé en un principio, y me cuesta trabajo.

Pero quería hoy hablar de algunas cosas que tienen que ver con eso que llamamos literatura.

Para empezar, decirles que mañana presenta en Madrid su libro Juan Guinot. 2022 La Guerra del Gallo. Editado por Talentura Libros. Y lo hace a las ocho de la tarde en la Librería La Independiente.  En Espíritu Santo 27 (Malasaña) ; además habrá un coloquio para compartir experiencias sobre edición independiente en Argentina y España. El libro lo tengo, aunque aún no lo he leído, que tengo, más que una cola, un rosario por leer.

Intentaré ir, ya que no es una hora muy tardía, aunque quizá al coloquio “excuse mi ausencia” que dicen los cursis. Vaya a ser que los virus se propaguen. Pero sí les animo a ir; el autor conoce bien la edición en Argentina y puede ser una charla muy interesante.

 

Y sigo sobre libros. Acabo de terminar el libro de David Fernández Rivera: Sáhara. Publicado en la editorial Poesía eres tú.

David Fernández es un creador en distintos ámbitos artísticos; poemas, teatro, espectáculos de teatro y música alternativos, plaquettes, etc. Este que tengo leído es un libro de poemas. Y es un libro cuando menos curioso; vamos a ser directos. Tiene a su favor muchas cosas, una preocupación evidente por el tema social, la alienación de la gente, la necesidad de vuelta a lo natural, la búsqueda de lo sencillo.

Y tiene en contra por así decir, algo que noto en exceso en los poemarios de mucha gente muy joven; un lenguaje muy poco accesible al lector común, es decir y a ver si me explico, hay una despreocupación por ser entendido que hace que el lenguaje solo sea accesible a quien participa de los códigos que maneja. Y a mí eso, que me parece muy respetable, a la vez me distancia de lo que leo. No se si David ha querido conscientemente usar tanto símbolo a la vez, es posible, y ya digo que me parece una forma como otra de presentarse, solo que también creo que hallaría más lectores si su lenguaje fuera menos abstracto.

En todo caso, es alguien comprometido con el arte, tiene un camino por seguir y nunca nadie dijo que fuera fácil. Seguro que seguiré hablándoles de él en un futuro.

 

Para terminar, ando leyendo a Massin, la biografía de Schubert, sobre lo que ya puse una nota en Facebook, y me está encantando el libro. Ya les hablaré de él.

Tengan buenas noches y excusen mis ausencias.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.