Catarros, fútbol y lecturas.

Les cuento. Sigo leyendo lo que ayer leía, sigo con un catarro más gordo que el libro de Petete, y sigo sin irme a la sierra, que me iba a ir el lunes, pero es que no estoy ni para ir a la puerta del estanco, que casi me mareo esta tarde al llegar.

O sea, que me quedo en casa y ya iré cuando de verdad esté mejor, que ni lo estoy ni tengo ganas de aparentar que lo estoy. Que a veces yo también me harto de darme ánimos cuando los tengo en el entresuelo, carajo. Eso digo; y no se les ocurra compadecerme, que me voy a poner muy borde. Eso sí, bien quiéranme un poco…

Pues además de esto les digo; por partes como diría Jack El Destripador:

Que ha perdido el Madrid muy merecidamente, porque Mourinho se ha vuelto a asustar y les ha regalado medio campo. Que a Pepe-el defensa- le tendrían que haber expulsado tres veces, que no merece la camiseta que lleva, carajo, que el Real Madrid tiene una historia que no se puede manchar así. Eso por la parte del fútbol. Y por cierto, añado; no ha jugado su mejor partido el Barcelona hoy. Y sí, lo normal es que pase la eliminatoria, pero si yo fuera Guardiola miraría un poco porqué su defensa pierde tal cantidad de balones tontos. Si el Madrid le hubiera discutido el centro del campo, o mejor dicho, si hubiera presionado arriba con cabeza, en la segunda parte hubiera tenido problemas serios. Sé que los barcelonistas de verdad-no los fanáticos- saben que llevo razón.

 

 

En cuanto al libro…verán es muy curioso; no suelo yo comentar más que una vez lo que leo. Ocurre que, al ser un libro muy amplio, abarca muchos temas que se relacionan entre sí, y según los voy leyendo se me van ocurriendo ideas sobre el asunto. Si comentara el libro en general yo creo que se perdería una gran parte de esto. Bien, pues una vez pedida la excusa, les digo; ayer leía una de las cartas de uno de los posibles editores de Schubert, de una editorial de Leizpig; de verdad que daba grima. Viene a decir que él no publica a desconocidos, que espera a que sean conocidos para apostar por ellos, y que él lo que quiere es ganar dinero. Me suena mucho ese ideario…supongo que a ustedes también.

Y mientras el pobre Schubert paseando sus óperas de un lado a otro, sin conseguir que nadie se las represente. Eso sí, todo el mundo le dice que sus lied son estupendos. Pero para que cobre una miseria tiene que hacer malabarismos.

¿Porqué es tan difícil desde siempre que al hecho creador se le respete?…parecemos parias, carajo. Ningún médico opera gratis; ah, pero llega un músico, un pintor, un escritor y “lo que hace es una inutilidad”. Deberíamos pensarlo un poco; más hoy, que parece que lo que se lleva es que nos traten a todos como a Schubert, aunque naturalmente ninguno le lleguemos a los zapatos.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual, deportes, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Catarros, fútbol y lecturas.

  1. Eres la tercera o cuarta persona que siendo madridista, como yo mismo, reconoce lo de anoche, luego me alegro muchísimo de no haberlo visto, hacía frío para ir al bar a esas horas.
    Desengañémonos, Alena, por más que sepamos que es algo esencial al ser humano, quien puede poner en pie una idea relacionada con el arte, piensa en billetes… Salvo que seas un mecenas que necesites decorar una capilla Sixtina, pongo por caso.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.