Vivir en lo pequeño.

No iba a escribir más hoy; con un escrito al día sobra para aburrir a quien me lee.

Pero al hilo de cosas que leo, escucho y oigo, me ha venido el artículo y aquí lo dejo.

Sí, quiero escribir sobre eso precisamente, sobre vivir en lo pequeño. Verán, yo creo que mucha gente no vive en lo pequeño. Se llena la boca de grandes frases, se ocupa de temas que están a kilómetros de distancia, se mete en solidaridades con los indios de no se dónde, el agua corriente de no sé qué país, los muertos en guerras lejanísimas. Hace “click” en cientos de páginas, pone anuncios sobre cosas peregrinas que nos deben preocupar una enormidad…

Y no. No quiero decir que esté mal, ni bien. Quiero decir que no arregla nada; que esas páginas viven de los click que damos, que la ayuda no llega, que los niños se siguen muriendo. Que si quiere hacer usted algo métase en Amnistía Internacional, o apadrine un niño, o hágase de Green Peace, pero no pretenda salvar el planeta.

A mí, eso me puede ocupar la atención un rato; les soy sincera. Pero no ocupa mi tiempo. A mi me ocupa el tiempo vivir en lo pequeño.

Es decir, poder contribuir a que mi barrio esté más limpio, dejar el sitio a una señora en el autobús, ayudar a cruzar la calle a alguien que no puede hacerlo, dejarle una manta al drogadicto de la esquina, decirle a un extranjero cómo llegar a un sitio que no conoce…

Yo no quiero salvar el planeta; me queda muy lejano el Planeta. Pero me queda cerca mi barrio, mi calle, las plazas que frecuento. Yo quiero vivir en lo pequeño; siempre. Porque es ahí donde puedo hacer cosas, es ahí donde sí llego a ayudar a las gentes. El resto me parece llenarse la boca de palabras, y las palabras a menudo están vacías de contenido.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Vivir en lo pequeño.

  1. Pero quizá se trate de hacer el clik y dejar el sitio a la señora en el bus. No sé, digo

    Me gusta

  2. Kuni dijo:

    Me has recordado el debate entre la pintura de Constable y de Turner. ¿Visión emocionada o visión emocionante?. Me gustan ambos.
    Me es más fácil lo que abarco con mi vista, es mi medida lo cercano y cotidiano pero no me importa el clik, aunque te reconozco que últimamente proliferan causas un tanto particulares.

    Me gusta

  3. alenar dijo:

    A mí no me importa el click cuando sé que se difunde de verdad. Pongo un ejemplo; yo soy socia de Amnistía Internacional. Y en Red me asocié a un programa de ayuda por el cual firmas por las causas que te solicitan según tus intereses específicos. También en esa forma de ayuda puedes directamente enviar peticiones a gobiernos, embajadas, etc. También puedes enviar tu apoyo a presos de conciencia,y similares. Siempre con unas normas muy claras de respeto, educación, dignidad etc. Eso sí lo hago; a menudo nos escribe Amnistía dándonos cuenta del resultado de lo que se hace.
    Eso llega a alguna parte; por ejemplo, en Navidades nos enviaron testimonios de presos que comentaron que gracias a miles de mensajes parecidos al mío veían luz al final del túnel durante su encarcelamiento.
    Pertenezco a dos asociaciones de apadrinamiento de niños; no me creo lo del “niño y la foto”, pero sí se que mi dinero va a esa zona a ayudar a críos que lo pasan mal.
    Y eso también llega; porque yo pago a una organización que junto a cientos de personas como yo ayudan por ejemplo a que haya agua en un barrio de Perú.
    Ahora; que me diga que clikee para “defender a las ballenas de la muerte”, por decir algo, o para que “en la Amazonía no se destruyan los bosques”, me parece una jilipollez (con jota) como un piano. Ni llega a nadie, ni se entera ni diox ni le importa un carajo a nadie, ni se ayuda; salvo a la página a la que la pagan por los cientos de miles de clicks de idiotas como yo que igual se lo creen.
    Me refería con el escrito a eso. Ayudar es ayudar en concreto. No en abstracto. No en páginas estúpidas. Ayudar es actuar sobre cosas concretas que sabes que ayudan en lugares concretos. Lo demás es “ruido” y ganas de llenarse la boca con lo de “qué solidario que soy”.
    Yo no soy solidaria; yo hago lo que puedo en lo concreto y pequeño.

    Me gusta

  4. gilberto dijo:

    a mi me parece que lo tuyo es mucho ruido y pocas nueces

    Me gusta

  5. alenar dijo:

    Ruido meto todo el que puedo. Las nueces no me gustan.
    No voy a re-contestar porque el próximo comentario no te lo voy a aprobar. Porque soy -además de ruidosa- absolutamente borde e intolerante.

    Me gusta

  6. José de la Torre dijo:

    Que estulticia tan excelsa de este personaje…. De que hay brutos; ¡los hay!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.