Brahms, las novelas y Soledad Puértolas

Escucho en uno de estos canales de música tan conocidos El Requiem Alemán de Brahms. Es una música que, en esta mañana fría, mucho más fría que ayer, se adueña de la Casa, como envolviéndola.

Me viene bien la música hoy. Me he despertado a las diez; como tengo artrosis, ésta, o sea, la artrosis, ha decidido molestarme en la boca. Como también tengo costumbre de estas cosas he decidido desayunar, que siempre anima, y después tomar algo para la pejiguera.

Brahms ha venido después. Y me ha terminado de relajar. He dejado entonces de leer noticias que son las mismas que ayer, cronistas serios que saben mucho y otras historias similares.

Prefiero a Brahms.

Ayer acabé a Puértolas; poco que añadir, salvo que el libro, si lo leen, les gustará. Historias de mujeres en viaje. Es decir, historias de vidas que por breves instantes cambian. Con un lenguaje de frase corta. Conciso. Pero a la vez con la suficiente ambigüedad para la sugerencia. Hay algún cuento que noto menos redondo, más confuso, tanto en estructura como en planteamiento, pero eso no desdice de la impresión general de que es un muy buen libro.

Me entero hace unos días de que Matute anda, parece, escribiendo un libro…pero ya sus lectores/as conocemos a la Matute; no sueño con que esté publicado hasta el otoño,  y eso siendo muy rápida.

Al hilo de ambas cosas, mi lectura y la espera de esa publicación, me voy a lo personal y se me ocurre que lo más difícil de escribir una novela no es empezarla, sino darle fin. La novela que ando perpetrando se inició de una manera, se estancó, hallé luego la forma  y empezó realmente a crecer cuando me deshice de una historia colateral que no me interesaba nada; a día de hoy está en el final del proceso, y llegando a ese punto es cuando entran las dudas.

Al menos me entran a mí. Pero yo no soy la Matute, aunque me guste Brahms y escribir.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos, música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Brahms, las novelas y Soledad Puértolas

  1. Mita dijo:

    Hola Alena Matute!!
    Esa pieza de Brahms es preciosa!
    Yo estoy leyendo Ejército enemigo de Alberto Olmos. Y me he pedido a Lola Larumbe (qué nombre tan sonoro): Acceso no autorizado de B. Gopegui, El jardín olvidado de Kate Morton y la versión española de Julia Franck , La mujer del mediodía. Porque en tres semanas tengo vacaciones y como tengo un programa de rehabilitación física durísimo que me impide irme, me voy a poner supercomodísisisiisisisima en un pedazo de sillón a leerme todo!
    Espero que termines la novela pronto para ir yo a la presentación y conocerte.
    Besillos

    Me gusta

  2. Mita dijo:

    Aunque exactamente un Requiem no es, creo que canciones estudiantiles, si no recuerdo mal.

    Me gusta

  3. Sí, acabar es lo más difícil. No me extrañan las dudas. Pero Brahms te ayudará. La gran música siempre ayuda.

    Me gusta

  4. Mita dijo:

    Mira:
    von Karajan :)

    “Selig sind, die das Leid tragen” …Para ti y para mí :) (tradúcelo)
    Kuss

    Me gusta

  5. Mita dijo:

    El traductor automático :))

    http://de.pons.eu/textuebersetzung/

    (el texto dice “da”…bueno, lo pongo como un género neutro antiguo)

    Me gusta

  6. Mita dijo:

    Es broma, es para que veas que un traductor automático no sirve para nada…
    Dice: Felices son los que llevan consigo el sufrimiento (soportan)

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.