Pastas

Esta mañana amaneció nublado y así permanece; anunciando lluvia esas nubes oscuras que van capando el cielo de Madrid.

Yo he amanecido algo cansada, y con dolor de huesos, claro, como consecuencia del nublado. Me he tomado por tanto con calma el día; quiero decir con más calma de la habitual, yo que no corro nunca.

Hace frío. Y está la tarde, el principio de tarde, gris, desapacible, netamente invierno. Con todas estas condiciones previas me voy a dedicar a la lectura- tengo libros nuevos- y a endulzarla con pastas…

A veces las pastas vienen bien, y hay quien lo sabe.

Y que no se asuste el dador de las mismas; no me las voy a comer todas de una vez…

Sí, hace invierno y hoy toca interiores.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pastas

  1. pepe dijo:

    Acuso recibo del asunto, dale una a Fermin, que ayer se porto muy bien. Un beso.

    Me gusta

  2. Exquisito (as). Que haya sido la tarde tan hermosa como la entrada.

    Me gusta

  3. catherine dijo:

    Yo que pensaba en fideos, espaguetis y otros macarrones…
    Exquisito el texto, dulces las pastas.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.