Muros.

Como está cayendo de todo tanto en este triste país que llamamos España como en Europa-salvo en Alemania, que es la que tira las piedras-, como leo una noticia que pasará desapercibida que dice que hoy “un eurogrupo desconfiado decidirá sobre Grecia”, reduciendo a los griegos y a sus  protestas a condición de serviles esclavos de los mercaderes-, como parece que unos y otros siguen los pasos de baile de un minué tipo salón vienés cuando Austria también se arrodillaba frente a Alemania, como las protestas de ayer no han servido naturalmente para nada salvo para pasar un rato al aire libre en domingo, cosa que no debería yo decir, porque me van a mandar a los municipales por decir lo que es una percepción general; que protestar delante de una mayoría absoluta es como enfrentarse a los cañones con tirachinas, como todo esto sucede, a ustedes no les chocará que yo me dedique a leer a Byron, ante la indignación- santa- probablemente de quienes se están arriesgando a quedarse afónicos en la calle, delante de muros de piedra y de Grises redivivos.

Estoy mayor. Pero sobre todo estoy cansada de que nada sirva nunca para nada.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en De mi diario personal. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Muros.

  1. Mita dijo:

    Lo de “triste” me ha llegado al alma, porque también lo noto yo cuando voy. Duele.
    Esto de que todo el mundo hable de economías globales, de macroeconomías, etc, como si fueran expertos, es algo incomprensible.
    El alemán de a pie lo que piensa es que no quieren pagar más -en el caso de Grecia, lo dicen sin tapujos. Ayer hubo desfile de carnaval, una de las carrozas estaba dedicada a este asunto.
    No quieren pagar a un país que no retrasa la edad de jubilación, donde el fraude de impuestos es brutal, que no tiene sentido del ahorro, ni ese espíritu tan “prusiano” de trabajo y discrección.
    Eso es lo que no aceptan en general y sin muchos conocimientos. Y también es un desastre para Grecia, para el turismo, porque no van-y los alemanes son los que más viajan de Europa.
    Tengo muchas correcciones estos días de trabajo escritos, de vez en cuando me leo algunos blogs, no tengo mucho tiempo, pero quería comentarte esto.
    Y dos apuntes -los alemanes no tienen problemas de hipotecas, principalmente porque el 85% de la población vive de alquiler. -en mi departamento somos 10, hay tres coches.
    Me parece una maravilla que te refugies en Byron :)
    Besos

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Y fíjate, a mí me gustaría que ese “espíritu tan prusiano de trabajo y discreción”, existiera aquí. A veces, no quiero generalizar, tengo la impresión de vivir en un país donde ni existe la cultura del trabajo, ni por supuesto la de la discreción ( ¿porqué hay que hacer alharacas por trabajar bien?…es lo correcto), ni la del esfuerzo tanto personal como colectivo, ni la de las cosas bien hechas. Aquí a trabajar con eficacia, ser discretos y vivir con arreglo a nuestras posibilidades, lo llamamos “ser tonto”. Aquí vas a un concierto de música clásica y la gente está comiendo pipas; y si alguien dice algo, es un “borde. Creo que me explico. Si pudiera dimitiría de patria.

    Me gusta

  3. Gran reflexión, que ‘tristemente’ no me queda más remedio que compartir

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.