Pombo en la Librería Rafael Alberti.

Esta tarde noche acercarse a la librería Alberti era regresar a una isla, con la que está cayendo. Presentaba su novela Álvaro Pombo. Escritor y personaje curioso y divertido donde los haya.











Ha establecido un diálogo con el escritor Ernesto Calabuig a cuenta de su novela El Temblor del Héroe, en el que nos ha ido no contando la novela, sino las reflexiones a las que puede dar lugar su lectura.

De modo que ha aparecido la figura del héroe, de lo heroico, de la trascendencia, del porqué del vivir, de si se obra en la vida con una finalidad, de si existe el Bien, todo ello junto a anécdotas personales, referencias divertidas, recuerdos universitarios y esa sorna que tiene el autor para aludir y decir sin que parezca que dice.

Ahí apareció la función del escritor-que dice Pombo que cada vez está o se siente menos autoridad y más confuso, o más al mismo nivel que los lectores en un mundo globalizado-, la percepción de haber perdido el sentirse “referencia”, de hacer “lo que se puede”, de cierta confusión y ambigüedad. Igual que el sentimiento de rapidez, prisa, fugacidad; algo así como que no quedan las palabras que se dicen, que todo es demasiado apresurado, que no se reflexiona.

Nos contó que sus personajes son contradictorios, que sus héroes quizá sean en realidad antihéroes, y que no escribe novelas “sabiendo lo que va a pasar en ellas”. Lo cual, dicho sea de paso, me sirve de cierto consuelo…

La librería estaba llena; intelectuales, periodistas y gente de “a pie”, lectores  y lectoras. Es que las islas, con la que está cayendo, reúnen siempre a los náufragos…

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pombo en la Librería Rafael Alberti.

  1. Todavía quedan estos espacios para el disfrute.

    Me gusta

  2. Mita dijo:

    Conocí a Ernesto Calabuig brevemente en la librería Las tres rosas amarillas, llamó mi atención por su manera de hablar, por su parsimonia. Me gustó, me pareció alguien sólido.
    Qué suerte tienes de poder escaparte a esa isla.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.