Las Cartas de Byron.

Termino las cartas de Byron, editadas por KRK, muy bellamente, por cierto.

Las cartas son las que el británico escribió con motivo de su viaje de dos años al Mediterráneo. Cosa que en el siglo XIX hacía todo estudiante que pudiera-y aunque Byron no podía sacó dinero de un montón de gente-. Lo que se llamó “Grand Tour”.

Sólo que éste lo hizo a su modo y se fue no solamente a Grecia, sino a Albania, Turquía, España, Portugal, y así siguiendo.

Son cartas que sorprenden por su madurez; hay que tener en cuenta que tenía 21 años cuando sale de Inglaterra- en 1809- y 23 cuando vuelve –en 1811-. Sorprenden también por su sencillez, y me explico; son cartas de una persona cultísima, con una muestra de haber asentado lecturas y aprendizajes propia de alguien de cuarenta años y no de su edad, pero son cartas que, mostrando esa vastísima cultura son de una llaneza insuperable.

Dicen que Byron se largó de Inglaterra porque al ser homosexual le oprimía –y le podía costar cárcel y algo más- la pacata sociedad inglesa; pero el traductor- que es un lujo, por cierto, otro que explica, analiza e informa sin llamar al lector estúpido- explica que, siendo eso cierto y además huyendo de deudas incontables, Byron quería viajar por el placer de ver, de mirar; es decir por el placer de aprender sobre el terreno y también por el placer de ser libre moralmente de hacer lo que le diera la gana.

El libro presenta una galería no sólo de países, ambientes, anécdotas y situaciones, sino de personajes que a través suyo se hacen presentes como si fueran contemporáneos. Es un regalo para los lectores. Aventura, reflexión, paisaje, gentes, admiración por lugares…y contado en una forma que parece tan habitual como recibir hoy un email.

Absolutamente imprescindible.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las Cartas de Byron.

  1. ¿Con estas palabras quién se resiste a la tentación…?

    Me gusta

  2. Timone dijo:

    Debería dejar de leerte, se me amontonan las lecturas pendientes. Todo suena, como dice Armando, demasiado tentador.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.