Eduardo Zúñiga. Mundo solanesco.

Ayer acabé la lectura de la Trilogía de la Guerra Civil de Eduardo Zúñiga. Que en realidad recoge tres libros de relatos ya publicados por el autor sobre este tema. Y quisiera decir varias cosas sobre él y sobre esto de recoger.

Zúñiga ha publicado estos tres libros con una diferencia temporal notoria. El primero Largo Noviembre de Madrid, en 1980. La Tierra será un Paraíso, en 1989, y Capital de la Gloria en el 2003. En esta edición hay algunos cuentos añadidos.

Los tres libros a mí me han parecido desiguales y con una característica común; un estilo que raya en el alucinado lenguaje solanesco para contar una época sombría. El lenguaje que usa Zúñiga es ambiguo, alusivo, plagado de largos periodos de frases, que rodean lo que se quiere decir sin decirlo expresamente. De tono sombrío, y con ninguna caída ni en la ternura ni en la esperanza, salvo en un relato.

Es una prosa extraña, al menos para mí; en la que los personajes habitan siempre un mundo de pesadilla, donde los espectros de Goya tendrían perfecta cabida. La realidad está siempre deformada por el punto de vista del narrador o del personaje, como una lente deformante.

La anécdota que en teoría da lugar a cada cuento pronto deja de ser importante en éste; lo importante es la forma en la que los protagonistas viven esa anécdota y la realidad pasa a estar embrumada (llena de bruma), por una niebla de hostilidad y cansancio.

La reiteración continua de la frase motivo de muchos de los cuentos, “pasarán unos años y olvidaremos todo…” transita como una maldición sobre el tiempo aquí relatado.

No podría decir que este libro me ha gustado. Sí que me ha chocado, me ha sorprendido, y me ha hecho pensar sobre la manera tan peculiar de acercamiento a la guerra incivil.

Sobre el otro tema que quiero comentar, decir brevemente que no me gustan nada en genérico las recogidas de libros previos. Creo que cada libro tiene su tiempo y su momento; a éste le sucede que, a mi modesto criterio, se le nota en demasía el paso del tiempo de unos a otros. Hay una sensación de deja vu en la Trilogía; es decir, desde 1980 y Largo Noviembre de Madrid, se ha publicado tanto sobre el tema que al leerlo me parece más de lo mismo. No lo era cuando se publicó pero ahora queda algo añejo.

De todas formas, creo que para alguien que no haya leído a Zúñiga, es un buen modo de acercamiento a su obra, como “corpus narrativo”.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Eduardo Zúñiga. Mundo solanesco.

  1. Como siempre interesantísima reseña.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.