Prosas Poéticas y Poemas. Necesaria distinción.

Hoy vamos con el resumen de algunos libros y alguna otra cosa que me faltaba por contar aquí.

He leído dos libros de poesía; Ensueño y Mediodía, de Santiago López Navia y Alejados del Instinto, de Manuel Murrieta.

No me ha disgustado ninguno, aunque si tengo que ser sincera en los dos tengo una pega esencial.

 

Vamos primero con lo bueno de ambos. El libro de López Navia destila ternura, lirismo y esencia de poesía. El libro que en realidad es una edición de cuatro poemarios. Buena recopilación que da la medida de un autor. Es un libro de lenguaje sencillo, aunque a veces peque- en mi opinión subjetiva- de cierta ampulosidad verbal, pero es de agradable lectura.

El libro de Murrieta tiene muchísima fuerza expresiva, resume un anhelo continuo en la búsqueda de un paraíso perdido, tanto amoroso como geográfico, y hace una propuesta de lenguaje asociativo que es muy interesante, a pesar de algunos lugares comunes o tópicos, que no estorban a la lectura. Y también me ha agradado leerlo.

Ahora bien; ninguno de los dos libros, y esto que voy a decir ya sé que es absolutamente heterodoxo, es poesía, sino prosa poética. Que no es malo que lo sean, porque es excelente prosa poética, pero no es poesía; y me explico, la poesía para serlo debe tener una cosa esencial que se llama ritmo, aunque a los poetas actuales les parezca que se pueden olvidar de ello, y el ritmo exige medida; y cuidado, que no estoy hablando de rima; estoy hablando de medida, porque si no, el verso no es armónico. Aunque sea lírico, que eso es otra cosa (hablamos de lirismo para definir expresión de los sentimientos de modo que tendamos a la belleza tanto formal como semántica, y eso puede darse tanto en prosa como en verso). La medida en poesía se consigue con la alternancia y continuidad o bien de fonemas, o bien de acentuaciones o bien de rimas, aunque éstas ya no se usen en exceso, o bien de número de sílabas por verso.  Esa alternancia o en su caso esa continuidad se consigue a través de la repetición de patrones en sílabas y/o en versos concretos.

Ninguno de los dos poemarios sigue esos presupuestos. Y conste que no lo digo como un reproche, sino como una constatación. Y espero que no se llame a los guardias por ello.

Porque ambas prosas poéticas ( yo diría líricas) me han gustado.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.