Reflexiones sobre Música: La Interpretación.

He estado viendo en parte-porque es largo y lo tengo grabado- un programa de la emisora digital de música clásica, Mezzo, se llama, en el que nos muestran el ensayo de una sinfonía de Schubert, con las directrices del director de orquesta, la repetición de pasajes, la forma en que señala cómo deben interpretarse las notas.

 

El programa, que seguiré viendo despacio, es muy interesante porque lleva a reflexiones. Para empezar la más superficial, que un concierto es una interpretación colectiva de algo paradójicamente creado por un solo individuo. De modo que se debe interpretar de modo colectivo y armónico lo que una sola persona creó. Pero no me interesa esa paradoja, porque lo de que “todos deben hacerlo bien” es lo facilito con lo que se queda alguien que vea el programa de modo ligero.

Lo que me interesaba y mucho es el sentido de la interpretación del director; porque éste dirige, pero quien interpreta son los integrantes de la orquesta. Y me preguntaba cuántas interpretaciones y direcciones traicionarán lo que en realidad quiso hacer el compositor…

 

No hay un arte que tenga más riesgos de ser traicionado; el escritor escribe, se le publica y –salvo las sempiternas erratas- su obra es como la creó.  El escultor esculpe y queda lo que sólo él produjo, el pintor retoca hasta que expone lo que él siente que es “su” obra.

El músico no. Salvo obras para instrumento sólo y si es además intérprete. En general el músico compone y son otros quienes se encargan de traducir a notas lo que quiso decir. Y por más cuidado, técnica, rigor, y hasta empatía que se ponga en una dirección y en una interpretación, ésta siempre será distinta de unos a otros directores e intérpretes. De hecho Schubert de su obra El Rey de los Alisos, nos dice B. Massin, “suprimió los tresillos y los remplazó por corcheas” y al preguntarle porqué, respondió “es demasiado difícil para mí, sólo un virtuoso podría tocar esto.”.(1)

Y sin embargo, las “oía”…quiero decir escuchaba las tres notas que deberían darse en el tiempo en el que se deberían dar dos (tresillo) en vez de las corcheas ( octava parte de una redonda, para simplificar un octavo de nota), aunque el tresillo fuera de tan difícil realización. Pero ¿las “oyen” sus interpretes, sus directores de concierto?…

 

A eso era a lo que me refería cuando decía antes que el programa era muy interesante; el director aparece absolutamente convencido de cómo se debe tocar la sinfonía; repasa, retoca, va pasaje a pasaje, pero cuando nos lo muestra luego en concierto, ¿ escuchamos a Schubert o a la interpretación que hace de él?…

 

Me gustaría si hay por aquí músicos que me leen, o especialistas-yo no lo soy, por supuesto- que me dieran su opinión también sobre este tema; si quieren, claro, como los demás lectores no profesionales darán la suya.

 (1)Brigitte Massin: Schubert. Biografía. Pag 104.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reflexiones sobre Música: La Interpretación.

  1. En este sentido (aunque es más sencillo comprobar las alteraciones sobre el original) puede ocurrir algo similar con la puesta en escena de obras de teatro. (No hablo evidentemente de las adaptaciones al cine, por ejemplo, de novelas. Eso sería ya entrar en otra cuestión).
    Recuerdo vagamente (pues soy bastante menos especialista que tú en este ámbito) que algunos críticos rechazaron algunas versiones de la obra de Bach, por convertirla en demasiado romántica. ¿El director puede ‘adaptar’ tanto una obra a su propia sensibilidad o la del público?
    Las respuestas pueden ser varias, lo sé, pero en general me inclino a pensar que lo más honesto es no hurtar al espectador la obra que creó su autor.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.