Maharajaní y otras estupideces.

Vean qué cosas pasan…

Con cierta perplejidad asisto a que me siguen en twitter personajes que después, cuando miro sus escritos, resultan ser miembros de sectas de diferentes maharajás, gurús y cosas similares, y que se dedican a decir que si creo en el amor universal y en el todo ( a saber qué será el todo…) seré más feliz que un niño con bollo.

Les bloqueo, naturalmente, porque dudo que les interese conocer nada de mi modesta persona y desde luego a quien no le interesa nada sus mensajes amorosos es a mí, y menos si a quien hay que amar es al Gurú de la secta, que al final suele ser un tipo americano haciéndose de oro con la tontería de los adeptos y con un nombre así como Maguntaharna Habitahalili, o similar, para crédulas ovejitas de rebaño.

Pero me sorprende. Es decir, me sorprende la tontería de elección que hacen. Con solo leer mi blog deberían entender que de mí no van a recibir ni agua. Y concluyo que no sólo son de la secta que sea sino  que, además, demuestran ser idiotas.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Maharajaní y otras estupideces.

  1. Estoy seguro que ninguno de estos tipos se molesta en leer un blog. Diría incluso que ni intentan leer un tuit. Son como los pescadores de altura, echan la red y se llevan a cualquiera que pase por ahí.

    Me gusta

  2. Explorando Lilliput dijo:

    Me has hecho reír Alena.
    Sí hija mía, si ya decía Einstein aquello de :
    Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

    Salud compañera

    Me gusta