Recepción de libros y menudencias del “oficio”.

Aunque sigue lloviendo, como se ha estabilizado el tiempo, es decir, como permanece lluvioso sin andar dando cambios repentinos, yo estoy mejor. Y aprovecho que estoy mejor para hablar de otras cosas que no sean mis pobres huesos.

Sucede que llevo unos días leyendo Años Lentos, de Fernando Aramburu, y me he estancado un poco. Y el libro me interesa y mucho, pero sin saber bien la razón, no avanzo. Añado que lo terminaré; no es de los de cerrar a medias, ni mucho menos. Es un excelente libro. Soy yo la que de repente se ha parado, vaya usted a saber porqué.

Y sobre este tema de libros, esta semana he recibido dos, uno de editorial Funambulista, El Caso del Bar Balto, cuya autora es Faiza Guène, una parisina de padres argelinos nacida en 1985, que por lo que leo de ella parece haber escrito un libro de interés; ya les diré.

El otro libro es el de el  excelente poeta Juan Antonio Bernier, que tiene la amabilidad de enviarme su último poemario editado en Pre-textos. Árboles con tronco pintado de blanco. De él conocí y critiqué su anterior libro, Así procede el pájaro, que les recomiendo encarecidamente. También hablaré de este nuevo poemario en próximas fechas.

Agradezco la generosidad, tanto de Juan Antonio como de la editorial Funambulista; ya he comentado muchas veces este tema: a menudo recibo una promo preciosa de distintas editoriales anunciando libros; eso sí, luego parecen entender que tengo que ir a la librería, comprar el libro y después hacer una reseña de lo más elogiosa. Y no. La cosa no funciona así. Al menos conmigo. Si quieren que lo lea, envíenlo. Eso no les asegura reseña, pero si lectura. Otra cosa se llamaría amiguismo. Y yo de eso no uso. Añadir que me gasto de media doscientos euros mensuales en libros tirando por lo bajo, no chocará a los habituales; no pretendan también que lo haga para las reseñas; yo no vivo de esto, lo hago porque me divierte. Y desde luego, recibiendo a la semana al menos diez “promos” de editoriales no tengo la menor intención de arruinarme. Añado algo de sentido común ya que estoy; entendería que ni me enviaran promociones, porque tanto la revista como este blog somos modestos, pero ustedes saben de sobra que mientras a un Periódico Oficial le envían la promo y el libro, a mí me envían sólo la primera porque yo no soy Oficial e Importante.  Y yo lo entiendo, pero no juego.

 

Quede para otro rato comentar las novedades de ediciones LVR, una editorial pequeña que quiere buscar un hueco en este mundo de tanta puñalada y tan poca generosidad como es el literario.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.