Sobre autismo.

Escribo este artículo porque al hablar sobre el tema en Face Book, me avisó el “sistema” que me podría bloquear la cuenta por “comentario inadecuado o irrelevante”. En él hacía un comentario largo acerca de una web –creo que era una web- en la que aparecían una serie de dibujos para explicar un poco los procesos del autismo, o más bien de sobre cómo incidir en determinadas cosas  a la hora de tratar a autistas.

No sé nada de medicina técnicamente, ahora bien, quizá pueda ayudar a algunas personas-eso pensé al hacer el comentario- explicar lo que viene a continuación.

Allí decía que yo tengo un síndrome que lleva aparejado una serie de sintomatologías de distintas enfermedades; entre ellas, dislexia, y en el caso del autismo, por lo que me explicaron distintos médicos, soy lo que se conoce como una “border line”: es decir, alguien que sin llegar a serlo, “está en la línea fronteriza”, lo que implica tener algunos rasgos de esta enfermedad.

Y espero que nadie se enfade y me acuse de hablar sin saber; yo hablo de lo que sé, y de lo que a mí me sucede.

Voy a decir primero en qué coincido  y luego explicar algunas cosas del dibujo que ponían y de cómo lo veo yo.

Un síntoma del autismo que yo tengo es que me cuesta mucho mirar a la gente a los ojos: he tenido que aprender. ¿Cual es el proceso por el que me cuesta?; es sencillo; siempre hay algo que me dice: “si le miras a la cara, te agredirá”. No físicamente, dirá algo hostil hacia ti.

Fijo mi atención en procesos absurdos en los que no escucho lo que sucede a mi alrededor. Por ejemplo; de pronto hay algo en una reunión, entre amigos, que me llama la atención sin saber porqué; puede ser una mancha en la pared, y de pronto esa mancha es como si yo estuviera dentro de ella y tuviera que analizarla, o descomponerme en ella; y entonces lo que pasa a mi lado no es que “no lo haga caso”, es que desaparece. Yo no estoy allí.

A veces tengo comportamientos repetitivos, o lo que llaman “manías”, por ejemplo, con las manos, tabletear, o con los pies, golpecitos repetidos en el suelo.

Me es muy difícil relacionarme socialmente. Odio estar en grupos de gente numerosa, interpreto como “señales hostiles” comportamientos en teoría anodinos. En esas ocasiones me es muy difícil hablar o integrarme.

 

Bueno, esto serían cosas generales, lo que yo quería partiendo de lo que a mí me sucede era explicar que en el dibujo que ví, de cosas a las que prestar atención estaba arriba del todo la palabra “lenguaje”, y entonces lo que pensé es que es al revés; vamos a ver si me explico: no se trata de enseñar a un autista el lenguaje, porque él entiende lo que le dices, se trata de que los signos que para ti existen para él no. Tú no le puedes decir “ventana” y señalarle la ventana, porque no lo relaciona. Tu puedes hacerle tocar. Se aprende por diferencia, no por asociación; ventana no es igual a mesa, mesa no es como perro.

Después ponía el dibujo de “relaciones sociales”; lo que para la gente común son relaciones sociales, para el autista es “agresión y miedo”.  Para relacionarse no puedes “convencerle de que es bueno hacerlo”; tienes que mostrarle que esa persona no agrede. Agredir es mirarle a los ojos, tocarle si no sabe que vas a tocarle, despertarle bruscamente,  hablarle si está absorto. Tú no existes si está absorto, y no eres una persona; eres algo que no le deja estar absorto. La única forma es hacer que su atención recaiga sobre algo y que lo desee. Que desee absorberse por ello contigo.

No le grites nunca. El grito lo asusta. Lo aturulla, lo deja indefenso, se cubrirá la cabeza y se moverá de modo repetido. Y no sirve que le digas luego perdona, porque no te oye.

Bueno, pues esto es lo que quería decir, y face book me dijo a mí que mi comentario era inadecuado o irrelevante y que tuviera cuidado porque me podían bloquear la cuenta…

No sé si sirve a alguien; ya digo que son vivencias mías. Y también quiero decir que es la primera vez que escribo de esto en público con tanta franqueza  y que espero que nadie se sienta molesto porque lo haya hecho.

 

 

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Sobre autismo.

  1. isoldaisolda dijo:

    ¿Tú crees que alguien se puede sentir ofendido? Nunca antes lo entendí tan claro y de primera mano. Un beso para cuando lo necesites.
    P.S. Por lo visto ya has experimentado lo que es un comentario inadecuado, jaja. + besos.

    Me gusta

  2. isoldaisolda dijo:

    ¿Tú crees que de veras alguien se puede sentir ofendido? Nunca antes lo entendí tan bien y de primera mano. Veo que ya has experimentado lo de “comentario inadecuado” en propia carne.
    Besos para cuando los necesites, Alena.

    Me gusta

  3. Elysa dijo:

    Hola Alena, tal como lo has escrito no puede ofender a nadie. En mi caso te doy las gracias, me deja más claro algunos comportamientos que he visto. Esa franqueza ayuda a conocer y entender mejor.
    Besitos

    Me gusta

  4. Explorando Lilliput dijo:

    No solo no ofendes sino que aclaras y ayudas, porque yo creo que aunque claro que hay que ayudar a incorporarse a la sociedad a los que sufren estos ” transtornos” en sus diversos grados yo creo que los demás tenemos que poner de nuestra parte, e intentar comprender y empatizar, o sea incorporarnos nosotros al “mundo” de ellos. Si cada uno estamos en nuestra burbuja en realidad.
    Me pareces muy valiente y más inteligente de lo que ya sabía.

    Un abrazo

    Me gusta

  5. Lily dijo:

    ¿ Ofendida ? Al contrario, Alena, agradecida por tu valentía. Tus explicaciones no sólo me han enriquecido, sino que me han hecho pensar en nuestra (la de todos en general) actitud, ante situaciones o comportamientos ajenos que así, de repente, nos parecen extraños. Y mi pensamiento ha llegado a la conclusión de que, ante todo, el que ha de regir nuestras relaciones es el respeto y como menciona “Explorando…”, la empatía.

    En cuanto a Facebook…¿qué decir?… yo no espero mucho de ellos. Tendrán unas cuantas palabras en “lista negra”…y ni entienden ni se molestan en separar el “grano de la paja”

    Besote si lo quieres…¡ y si lo pillas!…jajaja

    Me gusta

  6. Ni entiendo, ni quiero entender el porqué de la red social para ese mensaje intimidatorio. ¡Que le den!
    Me gustó mucho tu artículo. Es importante que se hable y se debata sobre estas cosas, siempre ayuda sacarlas del ostracismo donde se las condena a veces.

    Par de abrazos.

    Me gusta

  7. Querida, Alena:
    Si alguien se siente ofendido por esta confesión tuya, es que necesita urgentemente atención médica. Y no lo digo en tono irónico, sino muy seriamente. Me parece muy valiente por tu parte esto que has escrito y, probablemente, demuestra que no estás en la frontera, sino bastante lejos ya.
    Esto de caralibro se está poniendo de lo más inadecuado e irrelevante. Si a ti te han dado un aviso por semejante asunto, cualquier día tendremos que esperar que nos supriman por decir carape.
    Sólo se me ocurre, pensando que estas máquinas que todo lo controlan sólo discriminan palabras, que como nacieron en el país con más problemas mentales y más puritano del planeta (o sea EEUU) quizá piensan que al hablar de autismos estás insultando a alguien, llamándole autista.
    Entre otras cosas, esto quiere decir que a mí me tuvieron bloqueado un mes porque se me pude escapar cualquier palabro.
    Y por último, volviendo al cogollo del artículo, gracias por explicar de modo tan preciso todos estos síntomas, porque uno sólo conocía algunas generalidades.

    Me gusta

  8. francisco gomez dijo:

    Por motivos profesionales he tenido contacto con un autista y te aseguro que lo que dices es muy cierto, según mi humilde criterio y es muy importante que se divulgue que hay personas en nuestra sociedad a las que debemos ayudar é integrar para que se acabe la estigmatización de ellas. Yo con el tema Facebook no tengo problemas, no quiero saber nada de ellos y con todos mis respetos con twitter tampoco, no me gusta ,no poder controlar con quien estoy intercambiando pareceres, yo entro en este blog y se quien es Alena(famosa escritora de Madrid) a la que puedo visitar (espero que mas pronto que tarde) ó Amando otro escritor que puedo localizar y ver en sus presentaciones literarias, no son fantasmas del ciberespacio.
    Saludos Paco

    Me gusta

  9. catherine dijo:

    ¿Quién puede sentirse ofendido? Alena.
    Muy aclarador, esclarecedor (¿cómo se dice?) lo que cuentes. Creo que cada uno tiene su grado de sociabilidad, cada uno se siente más o menos agredido por la proximidad, en un ascensor, en la muchedumbre, con el tocar o el mirar.Viene del vivir, de la educación, de las costumbres de su país, de tantas causas difíciles de identificar.
    Un beso, no más, y una sonrisa.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.