Diario de Anais Nin: Todos al loquero.

Ayer noche terminé de leer el libro que les contaba hace unos días, el primer tomo del Diario de Anais Nin.

He ido tomando notas personales a lo largo de la lectura, y entresaco de ellas una impresión general del libro, que es la que les traslado.

El libro es un diario tipo desahogo íntimo; esto para empezar. Y no es malo que sea así cuando dicho desahogo tiene interés general; el asunto es que al menos un tercio de éste en concreto no lo tiene. Al menos para mí. Me traen perfectamente al fresco las neuras de esta mujer, sus amores con sus respectivos psiquiatras y sus exclamaciones de soy culpable, miento mucho, etc.

Sólo cuando Anais Nin habla de lo externo a ella y a su mundo es interesante, porque su mundo, el que ella describe, no lo es; amante de Miller, a la vez enamorada –o mejor, atontada por- de la mujer de éste, June, que, a su vez está como una regadera, sublimadora de su padre, el músico Nin, que, a su vez abandonó a la familia, uno porque no los aguantaba y dos porque-por lo que se ve- era un viva la virgen, hay que tragarse páginas enteras de reproches, autocompasión, juicios sobre otros, patéticos discursos sobre el yo, el ello y el inconsciente; todo eso sí, a mayor gloria del dinero y la cama que ganaron los psiquiatras de turno con la señora.

De fondo, ciertas frases brillantes, ciertos deseos de escribir mejor, cierta sensación de una mujer que aspira a ser de otro modo.

Bien. Para mí no es suficiente. Quiero decir que este monólogo admirativo juzgador patético sobre unos y otros no me parece interesante desde el punto de vista literario. Una, o sea yo, que es bastante poco proclive a los gurús, santos de barro y especímenes por encima del bien y del mal, termina pensando que no debían tener cosa mejor que hacer unos y otros que dedicarse a psicoanalizarse mutuamente, cosa que para diletantes, dandies y así está muy bien, pero a mí no me interesa nada.

Leeré el segundo tomo en unos meses y ya les contaré si la cosa mejora, o les llevan a todos al loquero…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Diario de Anais Nin: Todos al loquero.

  1. Mita dijo:

    ajajajjaaj, estaba tomándome el café y por poco embadurno todos los papeles de la risa…Es una conclusión estupenda
    Besos

    Me gusta

  2. Mita dijo:

    Cuando leí Estampaciones, descubrí ese algo que algunos tienen -yo también-, esa sonrisa comprensiva de los que han sufrido de verdad. Me gusta mucho cuando escribes así.
    Más besillos

    Me gusta

  3. alenar dijo:

    Gracias, Mita. Quizá por eso me causa patetismo leer imposturas;)…

    Me gusta

  4. Mita dijo:

    A mí eso me causa tristeza :)

    Me gusta

  5. alenar dijo:

    Mmm..a mí, tristeza no. Entiendo que es humano ser impostor; hay gente que si no lo fuera no sería nada, porque no tiene vida propia. Pero eso no me da pena, uno debe ser capaz de crear su propia vida, si no lo hace es decisión suya- hablo de situaciones normales, claro, no de situaciones límite- . Se inventan una máscara y se la creen. Anais era así por lo que la leo; ese dandismo literario del incomprendido ser que, oh, está tan absorto en cosas tan peregrinas como el psicoanálisis mientras el marido y los amantes sucesivos le pagan el chalet, no me da tristeza alguna; me parece patético por el intento desesperado de que los demás entren en el juego.

    Me gusta

  6. Mita dijo:

    Me causa tristeza por la falta de autoestima, por la necesidad de reconocimiento por parte del otro, por el desarraigo que sufrió y porque seguramente lo que narra es eso en gran parte, narración.
    Besos

    Me gusta

  7. alenar dijo:

    Ya. Bueno, a mí simplemente me aburre mucho;)…

    Me gusta

  8. Mita dijo:

    Pues si taburre para qué la lees??!!! Te he pedido cita en el psicólogo mañana…

    Me gusta

  9. alenar dijo:

    Jaja! Porque no supe del aburrimiento hasta que lo lei

    Me gusta

  10. Elysa dijo:

    ¡Vaya! me los regalaron hace tiempo y todavía no los he leído. Después de leer esto no sé si me animaré. No sé…

    Besitos

    Me gusta

  11. alenar dijo:

    Sí, yo los leería; es mi opinión, pero puede no ser la tuya. Además no puedes decir si te gustan o no si no los lees; y no pierdes nada porque te los regalaron…;) Luego podemos contrastar además opiniones, siempre enriquece.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.