Razones “extra-literarias”…

He dedicado parte de la mañana a leer, en red, a Ernesto Cardenal, y ahora les explico.

 

De Ernesto Cardenal yo no tengo un solo libro. Cuando era una cría me enteré e interesé por la revolución sandinista; en fm onda corta escuchaba “Radio Sandino, la voz de la Nicaragua Libre”, cosa que dudo hiciera mucha gente de mi edad en España, y prácticamente asistí desde esa emisora a las voces de aquel “ estamos pisando las calles de Managua”, de aquella madrugada en España, que a mí me emocionaron tanto como cuando mi padre nos despertó para que escucháramos el Grandola Vila Morena desde una emisora portuguesa, en el 1974.

 

Naturalmente escuché al Poeta- se le ponían mayúsculas entonces a estas cosas-, pero el poeta no dijo versos, sólo habló de justicia revolucionaria. Si tengo que decir la verdad, me sonó pelín violento aquel cacareo de “es la hora de que la revolución haga justicia”; o similares palabras; servidora- de nadie- siempre ha pensado que los poetas no están para hacer revoluciones, sino para escribir poemas, pero ya saben que servidora-de nadie- es heterodoxa, y los poemas revolucionarios que escriben los revolucionarios poetas suelen ser bastante alicortos de poesía y trascendentalísimos; revolucionariamente hablando, digo.

 

Luego me pasaron más cosas, claro, me gustaron muchos escritores, revolucionarios o no, y sinceramente la cosa de Nicaragua se me fue desdibujando en la medida que se me dibujaban asuntos concretos de mi propia vida. El caso es que Cardenal se me perdió en el tiempo de aquellos años, y sólo me hizo gracia la cara de yo no he sido que sacaba en la célebre foto del otro que tal baila; o sea, el Papa.

Ahora le han dado el Reina Sofía y yo no hubiera hecho más aprecio si no fuera porque hoy dice no se quién en el País que con este premio Cardenal ha superado las razones extraliterarias que algunos ponían para no dárselo.  O sea, que como había sido cura, revolucionario y poeta no le daban el premio según la información.

Bueno.

Me he puesto a buscar poemas de Cardenal. Y me temo que si servidora- de nadie- hubiera sido jurado no le hubiera dado el premio. Pero por razones literarias.

La revolución triunfó en parte gracias a él, pero la literatura desde luego, no.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Razones “extra-literarias”…

  1. catherine dijo:

    A este señor poeta revolucionario no le conozco y de la política de Nicaragua entendía muy poco hasta que una amiga canadiense que trabajaba en la FAO me dijo que la revolución allá era la solución…me sorprendió de parte de una mujer muy burguesa y por eso entendí que era la solución.

    Me gusta

  2. A Ernesto Cardenal le conocí cuando las famosas imágenes de la reprimenda de Juan Pablo II. Hasta entonces no existía para mí. Luego tampoco es que haya existido mucho. Por lo que he seguido de su trayectoria, la poesía de este sacerdote tiene dos vectores, la de carácter social y revolucionaria, y la que se centra en la contemplación del universo, pero, repito, casi desconozco su obra.

    Me gusta

  3. alenar dijo:

    Amando; no te pierdes nada.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.