José Moreno Villa: ” Vida en Claro “

He dedicado el sábado al descanso. Eso quiere decir a la lectura tranquila y a la música.

Ando con alergia y con pocas ganas de hacer cosas, la verdad. He terminado un libro-ahora les cuento- y he estado escuchando un programa de música en RNE, que, para mi fortuna, hablaba de mi querido Schubert. Eso sí, he dado varios aparatosos estornudos mientras sonaban los lieder, lo cual me ha hecho bendecir las posibilidades de la técnica, porque en una sala de conciertos me hubieran mirado con cara de verdadero asco…

Les cuento que he leído Vida en Claro, de José Moreno Villa. Es el primer libro dentro del tomo que se ha editado con el genérico titulo de Memoria.

Es un libro ameno e interesante de un escritor que fue un secundario de la literatura. Es decir, que a mí me ha interesado por la época que refleja, primeros de siglo en España hasta la incivil guerra, y primeros años en México. Explica cosas interesantes de la Residencia de Estudiantes, del ambiente intelectual, y cuenta bastante de escritores y gentes del ámbito universitario. Juzga subjetivamente, y me parece bien, porque son unas memorias y es su opinión; ahora bien, en este libro, siendo ameno, interesante y sencillo de leer, hay algo que a mí –también subjetivamente- me rechina y me causa sarpullido; la manía de raíz cristiana de moralizar. Qué cruz…el tono por encima de, la frasecita que “enseña”, esa falsa modestia del “yo no valgo nada pero fulanito me dijo que lo mío era estupendo”…mire usted, si usted piensa que no vale nada, ¿para qué carajo nos cuenta su vida?; y si nos la cuenta será porque cree que es interesante- y lo es, afirmo-.  Otra cosa es sus poemas; que sí que literariamente son un espanto; al menos los que pone en el libro. Ahora bien, Moreno Villa hizo cosas interesantes, conoció a gente interesante y lo trasladó al papel de modo en general agradable. Tampoco hace falta más. Las moralejas sobran.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.