A la moda…

Pues señor, me he pasado buena parte de la mañana colocando los nuevos libros por leer en sucesivos estantes, que me estaban ocupando la mesa y parecía aquello-o sea, el comedor- una extensión de la Biblioteca de Babel.

Y haciéndolo me acordaba del comentario del maestro de periodistas, González Ruano, que decía que en su juventud fue a entrevistar a un escritor famoso, y éste tenía tres baldas de libros medio desordenadas y, al preguntarle y decirle este que “están por leer”, Ruano pensó: “eso a mí no me pasará nunca”, y añadía con muchísima ternura por aquel crío que el mismo era algo así como que “ahora me pasa, claro”…

Lo pensaba porque resulta curioso cómo la mayor parte de quienes nos dedicamos aunque sea de modo aficionado a la cosa de la literatura causamos una cierta grima-comprensible- en quienes no se dedican a eso cuando miran y ven o les contamos que “esos de ahí están por leer”; y se asustan, claro: “hija, por dios, ¿para qué quieres tantos?”…

No lo entienden, y me temo que tampoco lo comparten. Y yo sí que los entiendo a ellos; no se dan cuenta de que a cada libro le llega su momento, de que se pueden comprar libros para leerlos en otoño estando aún en primavera, o al revés, de que si sale un libro de un autor que nos gusta, o sobre un tema de nuestro interés preferimos tenerlo ahora aunque lo vayamos a leer dentro de dos meses.

Decía que yo sí los entiendo, porque el mundo del lector es un mundo un poco aparte a veces; y me temo que cada vez más; durante años, sobre todo en mi adolescencia cuando prefería quedarme leyendo a irme a la “maravillosa” discoteca de turno, en la que- dicho sea de paso- no se podía hablar, el ruido era un aturdidor de cualquier pensamiento mínimamente inteligente y si no te bebías tres combinados era que no estabas “al loro”, digo, cuando prefería quedarme leyendo, muchos amigos de estos modernísimos, preparadísimos para la vida y llenos de vitalidad y donosura, me decían que era una antigua…

Sí. Solo que hoy me importa un carajo decir que efectivamente. Que prefiero ser antigua. Que entiendo su desconcierto, porque yo, verán, “nunca estaré a la moda”…

Como los libros.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A la moda…

  1. catherine dijo:

    Otra antigua que amontona libros y que debería estar escribiendo…

    Me gusta

  2. Casandra dijo:

    Alena, me siento muy identificada con el post, me pasa exactamente lo mismo. Muchísimas veces prefiero quedarme en la casa leyendo antes de salir, hasta abuelita me han llaman.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.