Lenguaje y totalitarismo.

El pensamiento se instituye a través del lenguaje. Mediante el lenguaje nombramos las cosas, delimitamos la realidad, situamos el espacio y nos situamos en el mundo que habitamos.

La piedra, el árbol, el mar, siguen siendo lo que son por sí mismos; tienen realidad independientemente de nosotros, pero no existen como objetos cognoscibles hasta que son nombrados.

Cuando nombramos, delimitamos, diferenciamos, hacemos nuestras las diferencias y similitudes del mundo.

El pensamiento abstracto aparece después. Es la capacidad que tenemos de nombrar aquello que no se ve, pero que existe. Sentimientos, actitudes, lo bueno, lo malo, la piedad, el deshonor.

Por eso quien domina el lenguaje puede manipular el pensamiento.

Por eso todos los totalitarismos lo primero que hacen es crear un lenguaje propio.

En la Alemania Nazi, los judíos eran “elementos antisociales”.

En la Rusia de Stalin, los opuestos al poder eran “elementos contrarevolucionarios”.

En la España de Franco, el Golpe de Estado era “la guerra de liberación”. Los defensores de la República legítima eran “los rebeldes”.

En la España de Rajoy un Rescate a los bancos es una “ayuda al sector financiero”.

No permitamos que nos instauren el lenguaje.

Todavía somos libres para pensar por cuenta propia.

Y para decirlo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lenguaje y totalitarismo.

  1. catherine dijo:

    Busqué la traducción de lo que me venía ala mente en francés, langue de bois, lengua de madera; dicen que es un lenguaje eufemistico, estereotipado.La traducción me conviene, se podría decir también politicamente correcto. Dicen en las notiicas aquí que sólo El Pais se atrevió a escribir en su portada: RESCATE. Ojalá e lrescate (o lo que sea) sea beneficioso para España.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.