Margaret Atwood, los mitos divertidos.

Yo no he leído la Odisea. Lamento decir que hay alguna literatura que me cansa; quizá es que no me he puesto en serio a ello, o que no me aclaro con tanto nombre de dios, ni con tanta genealogía que, por lo visto, hay que saberse para disfrutar de la historia.

Y merecería entrecomillar ese “disfrutar”, porque acabo de leer un libro que sin dar notas a pie de página, ni atiborrarme de datos sobre genealogías, fechas y lugares, que al final consiguen el efecto contrario, o sea, consiguen que me pierda y lo deje, pues digo, sin hacer nada de eso, me ha tenido leyendo sobre Odiseo, Penélope, Helena, y demás, al menos dos días y muy entretenida.

 

Margaret Atwood tiene publicado en la editorial Salamandra un libro del año 2005, que yo he comprado en esta Feria del Libro; Penélope y las doce  criadas. En él, cuenta la versión de Penélope sobre la ejecución de sus criadas y de los pretendientes que tuvo, cuando regresa Odiseo y ve la zapatiesta que tiene formada en su casa.

El libro es muy divertido, lleno de buen humor, con un estilo desenfadado, fresco, lleno de opiniones que te hacen reír: “los dioses nunca se mostraban reacios a organizar un buen lío”; “de modo que me entregaron a Odiseo como si fuera un paquete de carne”; por citar algunas expresiones, o los títulos de los capítulos: “Odiseo y Telémaco se cargan a las criadas”; “la cotorra leal”, “Helena me destroza la vida”.

El hecho de que esté escrito además en primera persona lo hace mucho más cercano; otra nota de buen humor, no se pierdan los comentarios de Penélope sobre lo de estar muerto y sobre los cambios de los vivos…ella –dice- que se pasa la muerte “masticando asfódelos”…

De verdad que si quieren pasar un buen rato, es buena lectura para el verano.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.