“La Huella de tu Ausencia” de Kim Echlin: amores que matan…

La Huella de tu Ausencia de  Kim Echlin, es una novelita interesante.

Vamos a ver si yo matizo porqué escribo en diminutivo y porqué digo que es interesante.

Esta novela, a grandes rasgos cuenta la historia de una mujer que habiendo vivido un romance apasionadísimo con un camboyano, en Montreal, cuando éste se va a su país y deja de saber de él, no puede olvidarlo. Un día lo ve en un reportaje noticiero de la televisión y decide largarse a Camboya en su busca; lo encuentra, pero lo matan y se pasa el resto de su vida llorando por el amor perdido.

Perdonen el maniqueísmo de explicarlo así, de reducir una novelita interesante a una explicación pueril, pero verán, siendo verdad que la novela se lee con agrado, que el estilo es ameno, que hay mucho lirismo en la prosa, que las descripciones de Camboya son interesantes, a mí me desarma la endeblez del argumento. Los grandes acontecimientos de la novela están traídos por los pelos; la ausencia de noticias cuando se reencuentran es explicada con un tópico, la casualidad que hace que lo vea- noticias de la televisión- es para hacer creer que efectivamente hay cosas que solo pasan en las novelas, la forma en que le encuentra en Camboya poco menos que nada más llegar  hace creer en las apariciones de la Virgen de los Amores, y la forma en que encuentra el cuerpo de su amado hace pensar que, cuando menos, la policía camboyana es idiota.

Y sin embargo…es interesante; es decir, si aceptamos que vivimos en el territorio de la novela y que en él las casualidades existen y aceptamos adentrarnos en ese territorio, el argumento se lee con cierto interés, y se puede uno distraer un par de horas. Además al final de la novela, si una/o ha terminado por compadecer la suerte de la protagonista termina hasta creyendo en el amor eterno.

La novela tuvo un premio en Canadá. Dicen que el más prestigioso de aquellas lejanas tierras.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.