Las Novelas Tontas: George Elliot y su hartura.

De George Elliot había medio leído Middlemarch, y debo admitir que me cansó un poco, pero el nuevo libro que acabo de leer me ha parecido una joya. Y me temo que va a pasar algo desapercibido.

Digo esto porque no es una novela sino un ensayo sobre la novela, o más concretamente sobre un tipo muy particular de ésta.

El libro se llama Las novelas tontas de ciertas damas novelistas, y lo edita Impedimenta.

George Elliot debía tener un carácter de aúpa; debía importarle un bledo lo que la gente dijera de ella, porque escribe un ensayo sobre las idioteces que escriben otras señoras haciéndose pasar por escritoras y las pone de chupa dómine, como vulgarmente se dice.

Viene a decir que está hasta el moño-si es que tenía moño- de cursiladas, lenguaje de floripondio, temas estúpidos, falta de coherencia y realismo, suspiritos, gorgoritos y doctrinas morales para señoras tan idiotas como las que escriben para señoras idiotas.

Cataloga los “estilos” de esas novelas, y abre el ensayo con una frase lapidaria que ya nos hace desear seguir leyendo: “El género de las Novelas Tontas Escritas por Mujeres tiene muchas subespecies que, según la calidad concreta de la tontería que predomine en ellas, pueden ser superficiales, prosaicas, beatas o pedantes”.

Viene a decir Elliot que se produce- ya en su época, o sea que debe ser un virus, digo yo- un jaleamiento de este estilo de novelas porque “no molestan”, es decir, porque siendo “tontas” al elemento masculino de la crítica y de los “colegas” les parece de perlas que existan estas novelas Tontas, pero que en el momento que aparece una novela interesante, bien escrita y de profundidad caen sobre ella como chinches. Añade que a causa de eso este tipo de espantos sigue proliferando. Naturalmente se carcajea de la nula capacidad crítica de unos y otros y además analiza algún ejemplo de estas novelas; con un estilo que lleva a la carcajada cómplice: más que nada porque, salvando las distancias de temas y época, los casos se siguen dando.

Este ensayo, prologado y traducido por Gabriela Bustelo- y no se pierdan el prólogo porque a alguna le va a dar un patatús- no tiene cien páginas, concretamente tiene 56. Pero es una obra de arte, actual, y que debería dar pie a discusiones sobre el arte de escribir, sobre la crítica y sobre los libros que estamos jaleando de las nuevas Novelas Tontas.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las Novelas Tontas: George Elliot y su hartura.

  1. Apuntado queda: “La Novelas tontas” de George Elliot, editado por Impedimenta. Como siempre, gracias por tus consejos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.